Tres muertos y tres heridos a causa del temporal

Una anciana ha fallecido en Ourense al caerle encima un muro y en Burgos, dos personas murieron tras chocar su coche con un árbol caído a causa del viento

AGENCIAS | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las fuertes rachas de viento causadas por el fenómeno meteorológico denominado como ciclogénesis explosiva; y los elevados niveles del caudal de los ríos causaron numerosos problemas durante la jornada del sábado en la Comunidad, una mujer de 82 años falleció en Vilar de Barrio (Ourense) por la caída de un muro y tres personas resultaron heridas en Arévalo (Ávila), Aranda de Duero (Burgos) y Roperuelos del Páramo (León). Además en Burgos, dos personas han muerto tras chocar su coche con un árbol caído a causa del fuerte viento a la altura del municipio de Arlanzón.

Desde las 15.00 horas del sábado las fuertes rachas de viento motivaron numerosas llamadas al Servicio de Emergencias Castilla y León 112, mientras que los ríos Bernesga, Eria, Pisuerga y Duero rebasaron los niveles de alarma establecidos por la Confederación Hidrográfica del Duero en al menos cuatro puntos de sus cauces. Los daños personales no fueron graves, pero dejaron tres heridos leves. Así, una mujer de 42 años resultó herida en la localidad burgalesa de Aranda de Duero como consecuencia de la caída de fragmentos de una cornisa a causa del viento. Los hechos sucedieron en torno a las 13.56 horas.

En Roperuelos (León), el derrumbe parcial de una casa baja en la calle La Iglesia en torno a las 13.05 horas causó heridas a una mujer de 75 años, que tuvo que ser auxiliada por varios vecinos. Mientras tanto, en el municipio abulense de Arévalo, un varón sufrió diversas contusiones cuando unos minutos antes de las 20.00 horas una ráfaga de aire hizo caerse una parte del falso techo del recibidor del tanatorio del citado municipio. No obstante, el hombre acudió por sus propios medios al centro de salud de la localidad.

En total, el Servicio de Emergencias 112 atendió 6.491 llamadas hasta las 20.00 horas de este sábado, la gran mayoría a partir de las tres de la tarde. De ellas se derivó la intervención en 566 incidentes, de los que 508 se concentraron entre las 15 y las 20.30 horas, sobre todo, por caídas de árboles, tejas, antenas, farolas y cornisas. La mayor parte de las llamadas procedían de la provincia de Salamanca.

Miles de afectados sin luz

El vendaval provocó también el corte del suministro eléctrico de unos 63.000 clientes de Iberdrola, aunque las incidencias se "van solventando" para restablecer la corriente eléctrica. Concretamente, según informaron fuentes de la compañía eléctrica, en las provincias de Valladolid y Palencia, que a efectos de la empresa cuentan como una misma zona, sufrieron el corte eléctrico unos 26.000 clientes, aunque durante los últimos minutos la cifra se redujo a 19.000.

De estos, unos 9.000 se concentran en la provincia de Valladolid donde las mayores incidencias se produjeron en municipios como Ataquines, Medina de Rioseco, Medina del Campo, Renedo, Urueña, Mojados o Valdestillas, además de seis clientes afectados en la capital vallisoletana. Como consecuencia de los riesgos que podía causar el fuerte viento, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), suspendió la circulación en los trayectos ferroviarios entre León y Asturias, Palencia y Cantabria y Miranda de Ebro (Burgos) y el País Vasco. Renfe inició un plan alternativo de transporte por carretera para los pasajeros de los trenes de Larga Distancia que abarcó todos los destinos del norte peninsular.

Los trenes que estén circulando hacia estos destinos se detendrán en estaciones de Zamora, León, Palencia, Miranda de Ebro y Pamplona, en donde seguirán su trayecto en autobuses. Los de Media Distancia y Cercanías fueron suprimidos por lo que no efectuaron su salida de origen. De hecho, la caída de un árbol sobre la vía férrea en El Espinar (Segovia) durante la tarde obligó a suspender la circulación ferroviaria entre Cercedilla y Segovia a partir de las 19.30 horas.

Avenidas en ríos

Por otra parte, según fuentes de la CHD, los elevados caudales de ríos como el Pisuerga, Duero, Órbigo y Bernesga, llevaron al Organismo de cuenca a establecer avisos por niveles de alarma, y por alerte en otra decena de casos. El Duero causa las principales dificultades en la localidad soriana de Gormaz, donde arrastra 126 metros cúbicos por segundo, justo por encima de los 125 que se fija para la alarma. Además, río abajo, en Quintanilla de Onésimo (Valladolid) presenta un nivel de 161 m3/segundo, cinco más que el caudal de alerta.

En cuanto al Pisuerga, en la localidad palentina de Salinas se encuentra por encima del nivel de alarma (107 metros cúbicos por segundo y subiendo, respecto a los 97 de alarma). Asimismo, en Cabezón (Valladolid) ya ha rebasado las cantidades que suponen la alerta, con 604 metros cúbicos por segundo, pero permanece estable y lejos de la alarma. En la capital vallisoletana el caudal del río alcanzaba a última hora de la tarde los 572 m3/segundo, muy cerca de la cifra que motiva la alerta (600). En la provincia de León los principales problemas están en Villamanín, donde el río Bernesga arrastra 146 m3/segundo, lo que ha motivado el aviso de alarma de la CHD, establecido a partir de los 118 metros. Por otra parte, el río Eria, afluente del Esla, registra 212 metros cúbicos por segundo en la localidad de Morla, 20 más que el caudal de alarma.

Además, en las carreteras de la Comunidad se han tenido que cortar tres tramos en la provincia de León, uno de ellos (la N-621 a su paso por Boca de Huérgano) incluido en la red principal. En el sur de esta provincia, según la Guardia Civil de Tráfico, el desbordamiento de varios arroyos y del río Órbigo motiva el corte de diversas carreteras, sobre todo en el entorno de Santa María del Páramo.