Tres españoles dirigían la mayor red mundial de ordenadores zombies

CRUZ MORCILLO | MADRID
Actualizado:

No tienen mentalidad delictiva, de lo contrario habrían podido provocar un ataque ciberterrorista que hubiera paralizado medio país. Son tres los individuos detenidos por la Guardia Civil, el FBI y Panda Security y lo que sí habían conseguido eran los datos personales, bancarios y corporativos de unos 800.000 usuarios en cuyos ordenadores se habían infiltrado. Esos datos han sido utilizados tanto para uso propio como para venderlos a organizaciones delictivas que se dedican al fraude bancario aunque el nivel de perjuicio económico aún no ha sido determinado.

El grupo —un vasco, un gallego y un murciano de entre 25 y 31 años— había comprado en el mercado negro un «programa malicioso» capaz de infectar por distintos canales y controlar millones de ordenadores (en este caso como mínimo 13 millones pertenecientes a particulares, empresas y organismos oficiales ) en todo el mundo y convertirlos en «zombies» o «bots» que obedecen órdenes a distancia.

En mayo los detectó una empresa canadiense, a continuación intervino el FBI y más tarde se comunicó a la Guardia Civil cuando se averiguó que los implicados eran españoles, debido a que daban las órdenes a los «zombies» en castellano.

El pasado 23 de diciembre, en una acción coordinada de la Guardia Civil, el FBI y varias empresas de seguridad informática, se consiguió desactivar la red zombi aunque, días más tarde, los detenidos consiguieron recuperar el control de parte de los ordenadores infectados.

Con estos equipos controlados a distancia lanzaron un ataque de represalia contra Defence Intelligence, la empresa que había dado la voz de alarma, y cuyos servidores quedaron inoperativos.

La Guardia Civil puso el caso en conocimiento de la Audiencia Nacional, que ordenó la detención de los tres responsables, que están en libertad con cargos.