Trece miembros de una misma familia, intoxicados por una cocina de gas

A. LARDIÉS | PAMPLONA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una familia ecuatoriana residente en Berriozar vivió este fin de semana un auténtico calvario. Los trece miembros de la misma, siete adultos y seis niños, resultaron intoxicados en la madrugada del sábado por inhalación de monóxido de carbono (CO2) en su domicilio de la citada localidad. Incluso, nueve de ellos tuvieron que ser ingresados en el Hospital Virgen del Camino de Pamplona. Todo apunta a que la causa de la intoxicación fue una mala combustión de la cocina de gas mientras preparaban la cena en su piso. Los afectados presentaban un pronóstico leve y, por suerte, ya han recibido el alta médica.

El director del Hospital Virgen del Camino, Fernando Boneta, explicó junto al jefe del servicio de Pediatría del Hospital, Enrique Bernaola, el estado de los ecuatorianos y anunciaro que no deberían tener ninguna complicación «grave» durante las próximas horas.

Hallan al operario desaparecido

Ayer también se conoció el fatal desenlace de otro suceso. Y es que el dispositivo de búsqueda coordinado por la Agencia Navarra de Emergencias localizó a mediodía, sobre las 13.10 horas, el cadáver del operario de 38 años natural de Bilbao y residente en Noja (Cantabria) que desapareció el miércoles en las inmediaciones de una presa en el paraje de los saltos de Sarría, en el término municipal de Puente la Reina.

El cuerpo sin vida del operario desaparecido fue divisado desde por un helicóptero del Gobierno de Navarra a los pies de una pequeña presa que se encuentra a unos cuatrocientos metros de la localidad de Puente la Reina. El cadáver se ha localizado en una zona de matorral, vestido con ropa de trabajo y semi-sumergido en el río.