Tras la pista del «producto protegido»

Actualizado:

Sin apenas promoción y una semana antes de lo previsto, incumpliendo así la normativa que obliga a adelantar la programación con once días de adelanto, Antena 3 estrenó «Sin rastro» el 15 de enero. La cadena buscaba un fenómeno similar al de «CSI» en Telecinco. Ambas series comparten la garantía de ese rodillo comercial que es Jerry Bruckheimer. Sin embargo, los dos primeros capítulos emitidos obtuvieron una media del 18,7 por ciento de «share». Y es que su debut no lo tuvo nada fácil: compitió con el segundo capítulo de «Paco y Veva» y con una emisión especial que despedía la quinta edición de «Gran Hermano» en Telecinco. El jueves siguiente, el equipo de Jack Malone comenzaría el camino hacia su futura retirada de la parrilla, a pesar de aguantar con entereza (17,7 y 20,2 en sus dos capítulos) la expectación creada por el estreno de «Gran Hermano VIP». La semana siguiente, Antena 3 redujo la emisión a un sola entrega para permitir, también obviando el plazo legal, el estreno el estreno de «Casi perfectos». La audiencia sancionó el movimiento «regalando» a «Sin rastro» su peor dato desde su estreno, un 17,1. «El aragonazo», la irrupción de «Los Serrano» en los jueves para frenar la progresión de la serie de Emilio Aragón, hizo el resto. En principio, se anunció que la serie pasaría a emitirse los martes, pero unos días después, un portavoz de la cadena confirmaba su retirada «para proteger el producto», argumento con ciertos tintes de eufemismo. Los siete capítulos de la serie, que en Estados Unidos se ha convertido en un éxito incontestable, habían cosechado en España una media del 16,7 por ciento y 2.829.000 espectadores. Las mismas fuentes de Antena 3 aseguraban que la serie volvería a la parrilla cuando se encontrara un hueco adecuado. El barbecho veraniego ha sido el parche que ha evitado la abducción definitiva.