La tortuga de Aquiles

Los funcionarios aseguran contra las evidencias que los controles legales de la Generalitat eran perfectos

Pedro García Cuartango
MadridActualizado:

Cuenta Diógenes Laercio que Zenón de Elea, discípulo de Parménides, fue introducido en un mortero y machacado tras decirle la verdad a un tirano llamado Nearco. Pero el filósofo no ha pasado a la historia por su triste final sino por haber sido el padre de la famosa paradoja que se conoce como «La tortuga de Aquiles». Zenon sostenía que Aquiles nunca podría alcanzar a una tortuga que estuviera a un centenar de metros porque la distancia que los separa es susceptible de ser dividida en infinitos segmentos.

La paradoja apunta a la conclusión de que el movimiento no existe y que se trata de una percepción engañosa de nuestros sentidos. Pero el movimiento existe, como nos demuestra la experiencia

Pedro García CuartangoPedro García CuartangoArticulista de OpiniónPedro García Cuartango