Un terremoto en alta mar desata el pánico en Huelva

Actualizado:

J. C.

SEVILLA. Vecinos de la costa de Huelva, especialmente de Isla Cristina, Lepe y Ayamonte, vivieron en la madrugada de ayer momentos de gran incertidumbre, en medio de auténticas escenas de miedo, ante el temor de que el terremoto que se registró mar adentro, al sur del Cabo de San Vicente (Portugal), derivara en un maremoto o tsunami, lo que no ocurrió. Muchas familias abandonaron en sus vehículos las citadas poblaciones.

El terremoto, de 6,2 grados de magnitud en la escala de Richter, se sintió con fuerza en la costa occidental de Andalucía y parte de Extremadura a las 2.27 horas de ayer, según informaron a Efe fuentes del Instituto Geográfico Nacional. El Servicio de Emergencias 112 de Andalucía registró centenares de llamadas, la mayoría para pedir información sobre lo sucedido y no para alertar sobre daños personales o materiales.

Después de que sintieran el temblor de tierra, numerosos vecinos de Isla Cristina abandonaran la localidad a toda prisa ante el temor de que pudiera producirse un maremoto como el registrado en 1755. Fue ese año, el día de Todos los Santos, cuando se produjo el terremoto de Lisboa de 9 grados en la escala Ritcher, al que siguió un maremoto o tsunami, del que se dice que fue el origen de la formación de Isla Cristina.

Fuentes municipales explicaron que algunos vecinos temían que lo que sucedió una vez pudiera repetirse ayer y, en esta ocasión, llevarse al pueblo por delante. Por ello, se apresuraron a coger sus coches y a trasladarse, en su mayoría, a las afueras del pueblo para ponerse a salvo.