El presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras la reunión ejecutiva del Govern, ayer
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras la reunión ejecutiva del Govern, ayer - Inés Baucells

La tensión por las cuentas de Sánchez se traslada al Govern

Los consejeros de ERC y del PDECat, enfrentados a los de obediencia exclusiva a Puigdemont

BarcelonaActualizado:

El Gobierno autonómico catalán se encuentra dividido ante la disyuntiva de aprobar o tumbar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), proyecto que hoy pasará por el Consejo de Ministros y se tramitará en el Congreso de los Diputados el próximo mes. En este tema, el Gobierno de Pedro Sánchez (PSOE) está en manos de ERC y del PDECat, partidos cuyas direcciones son partidarias, ahora mismo, de aceptar la primera tramitación presupuestaria y dar un tiempo al presidente del Ejecutivo para que les presente alguna «propuesta política», que vaya más allá del mero hecho económico y en la línea de conseguir su objetivo secesionista. Una tramitación que, por otro lado, no solo no significaría un «sí» a acabar aprobando las cuentas del PSOE ya que de momento se decantan por el «no» en la votación final.

Sin embargo, el Gobierno catalán no solo está formado por miembros de ERC y del PDECat, partido este que está integrado en la lista electoral de JpC. También hay consejeros que deben obediencia exclusiva a Carles Puigdemont –fugado de la Justicia en Bélgica–, empezando por el presidente autonómico, Quim Torra.

Fuentes oficiales del PDECat aseguraron este jueves a ABC que la mayoría de los consejeros de Torra están por la labor de dar aire a Sánchez y de que los diputados de ERC y del PDECat faciliten la aprobación del primer trámite presupuestario en el Congreso. Una posición que desde la Generalitat matizaron: «La aprobación de los Presupuestos en el Congreso no es estrictamente un tema del Govern. Es un asunto de los partidos».

«Teledirigidos por Puigdemont»

El miércoles por la noche, Torra lanzó una advertencia, en público, a los dos partidos que le sostienen en la Generalitat, tal y como recogió ABC ayer: «Si esto pasase –que ERC y el PDECat acabasen por apoyar las cuentas de Sánchez–, habría una crisis de Gobierno catalán, ciertamente». En el PDECat están convencidos de que estas palabras del presidente autonómico estaban teledirigidas por Puigdemont, quien defiende desde Bélgica que no hay pacto posible con el Gobierno, a no ser que ceda en unas reivindicaciones que, cabe recordar, no son competencia del Ejecutivo (aceptar la división de la soberanía de España, excarcelar a los presos preventivos, permitir que vuelvan del extranjero los fugados pero sin que tengan causa judicial pendiente y, básicamente, la celebración de un referéndum de secesión en Cataluña).

Torra y Puigdemont se reúnen hoy en Waterloo (Bélgica) para abordar los «retos» que la Generalitat y el secesionismo tienen sobre la mesa para este año. Se hablará de las cuentas de Sánchez. Donde también se discutirá de los PGE es en Ginebra (Suiza), ciudad a la que desplaza –también hoy, viernes– la dirección de ERC para mantener un encuentro con Marta Rovira, que sigue siendo la secretaria general de la formación que lidera Oriol Junqueras. Por su parte, Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso, recordó a Torra que «la decisión –de ERC sobre los PGE– la tomará ERC». Y no el Gobierno catalán. Una «decisión», advirtió, que todavía no está tomada.