Ivonne Ridley, en imagen de archivo. Afp

Los talibán afirman que la periodista detenida es espía del M-16 británico

La situación de la periodista británica del «Sunday Express», Ivonne Ridley, se complica a pasos agigantados tras su detención en Afganistán por parte de la milicia Talibán. Si al principio se le acusaba de haber entrado sin papeles al país, ayer la televisión qatarí «Al Yasira» anunciaba que los talibán tienen pruebas de que Ridley sería una espía del M-16 británico.

DUBAI. Afp
Actualizado:

Yvonne Ridley fue detenida el viernes pasado cuando realizaba su trabajo para «Sunday Express» dentro de territorio afgano. Llevaba la «burka» obligatoria para las mujeres pero, según los talibán, carecía de permiso de entrada y en el momento de su detención se le requisó la máquina de fotos.

Ayer, la llamada «CNN del mundo árabe», por sus contactos en la zona y las exclusivas que en los últimos años ha venido dando en la información de esta región del mundo, la televisión qatarí «Al Yasira», informaba que según las últimas pruebas obtenidas por los servicios de inteligencia de los talibán, Ridley podría estar espiando para el M-16 británico.

Al parecer, Ridley ha estado casada con un israelí, del que se divorció recientemente, que también pertenecía a los servicios de espionaje de Israel, el famoso Mossad. Según «Al Yasira», que no citó ninguna fuente pero cuyos contactos con el régimen Talibán son conocidos, la periodista estuvo casada con Ilan Roni Harmuch hasta 1999, y como prueba de ello mostró una fotocopia de la sentencia de divorcio del matrimonio. Además, durante el informativo, la cadena hizo pública también una fotografía de Ridley y Harmuch juntos con la hija, de siete años, que la periodista tuvo de su primer matrimonio. Para completar sus informaciones, «Al Yasira» tenía también una fotocopia de un pasaporte israelí a nombre de Harmuch.

SU PRIMER MARIDO, DE AL FATAH

Para completar el círculo que se cierne ahora sobre Yvonne Ridley -y que ha sido trazado de una forma extraordinariamente rápida-, el diario árabe «Arab Asharq al Awsat» aseguraba que el primer marido de la periodista, y padre de su hija Dizy, era ni más ni menos que Daud Zaarur, alias «Abú al Hakam», un antiguo jefe militar en el Líbano de Al Fatah, el principal movimiento político palestino y partido del propio «rais», Yaser Arafat.

Según el diario, Ridley conoció a Zaarur a finales de los años 80 y se casó con él en Londres. El matrimonio acabó hace cinco años.

Con este oscuro panorama, los talibán siguen interrogando a la periodista desde el pasado sábado. La agencia Prensa Islámica Afgana (PIA), cercana al régimen Talibán, informaba ayer desde Pakistán que el Gobierno afgano había enviado una Comisión Especial de Investigación a Jalalabad (al este del país) para seguir con las averiguaciones y determinar si Ridley estaba trabajando para los servicios de espionaje británicos.

Tras su detención, a unos 15 kilómetros de la frontera con Pakistán y en compañía de dos guías nativos, el régimen de Kabul ya advirtió que sería juzgada según la ley de los talibán. Londres, por su parte, sigue exigiendo su liberación inmediata.