Uno de los detenidos por el asesinato del concejal de IU en Llanes (Asturias) Javier Ardines - EFE

El supuesto inductor del crimen de Llanes: «Sólo quería darle un buen susto, no que lo mataran»

Fue un asesinato por encargo al conocer que su primo político tenía relaciones con su mujer

Llanes/MadridActualizado:

«Sólo quería darle un buen susto, no encargué que lo mataran»... Pedro Luis Nieva Abaigar, de 48 años, hizo este comentario a los agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil que lo detuvieron en la madrugada de ayer en su vivienda de Amorebieta, en Vizcaya, como presunto inductor del asesinato del concejal de Llanes Javier Ardines González, de 52, cometido a primeras horas de la mañana del 16 de agosto en esa población asturiana. Las investigaciones apuntan a que Nieva contrató a dos sicarios argelinos a través de Jesús, un amigo suyo, para que atacaran a la víctima, tras descubrir la relación sentimental que mantenía con su mujer (prima hermana de la esposa de Ardines). Los agentes arrestaron también en Bilbao al supuesto intermediario y a uno de los sicarios, mientras que el segundo se halla en una cárcel de Suiza donde está ingresado por tráfico de drogas. Se pedirá su extradición.

Los encargados del caso se habían centrado desde hacía ya meses en esta línea de investigación -los seguimientos al sospechoso fueron constantes- al descartarse que la muerte pudiera obedecer a asuntos políticos o rencillas con vecinos. A esta conclusión se llegó después de analizarse las circunstancias del crimen, en el que se empleó una violencia inusitada y en el que además los autores tenían que conocer muy bien tanto la zona y las vías de escape de la misma como los hábitos de la víctima.

Perfil coincidente

Ya centrados en el entorno social de Ardines, se averiguó que mantenía una relación desde hace tiempo con la mujer de Pedro Luis Nieva, llamada Catalina. Pero no era la única relación extramatrimonial de la víctima, algo que complicó las pesquisas. Los agentes se centraron en Nieva porque su perfil cuadraba con el que los investigadores habían trazado del criminal: una persona próxima a la familia, que conociera las costumbres del concejal y la zona, y con un carácter violento al menos en el pasado. Además se supo que en algún momento había tenido relación con el trapicheo de drogas, lo que podría facilitarle el acceso al submundo de la delincuencia, y por si fuera poco había otro dato clave: la mujer del sospechoso y la de la víctima eran primas hermanas, y Nieva y su pareja tenían una casa junto a la de Ardines. Había otro elemento llamativo: después de los hechos ese matrimonio prácticamente había dejado de ir a su casa de Llanes, cuando antes esas visitas eran frecuentes...

Los encargados del caso creen que esa relación extramatrimonial llegó a oídos de Nieva, que poco a poco comenzó a dar vueltas a la idea de, al menos, dar un escarmiento al concejal. El segundo español detenido es un amigo del principal implicado al que comentó sus intenciones y pidió ayuda. Éste le habría puesto pegas para hacerlo personalmente, pero al parecer fue quien le convenció de que era mejor contratar a los dos sicarios, aunquen por supuesto él lo negaba ayer de forma tajante tras ser detenido.

A las seis de la mañana del 16 de agosto Ardines fue víctima de una emboscada. En el camino de salida de su casa, en la parroquia de Belmonte de Pría, se topó con tres vallas de obra que le bloqueaban el paso. Cuando bajó a retirarlas fue sorprendido por alguien. Hay un vecino que afirmó haber oído gritos. El concejal recibió al menos un fuerte golpe en la cabeza, con un objeto contundente. Luego intentó huir y caminó unos 70 metros hasta que se desplomó. Entonces fue estrangulado. Su cadáver fue localizado por ese mismo vecino que escuchó los gritos a unos 70 metros de su furgoneta, con la puerta abierta y el motor encendido.

Los investigadores no tienen claro que el inductor estuviera presente en el momento del crimen, pero no albergan dudas de que estuvo perfectamente planeado. A esas horas de la mañana era muy difícil que alguien estuviera despierto y además al haber fiestas en la localidad el número de teléfonos móviles bajo la influencia de las BTS que dan servicio en la zona era enorme. Por eso no se creen la versión de Pedro Luis Nieva de que sólo quiso «dar un escarmiento» a su primo político. Es más; unos días antes de perpetrarse el asesinato el concejal ya se había encontrado las vallas bloqueando el camino y tuvo que bajarse del coche para poder pasar, en un episodio que la Guardia Civil considera que pudo ser un ensayo del crimen.

Cámaras de seguridad

A lo largo de estos meses la UCO ha intentado situar al inductor en el escenario del asesinato, sin resultado. Incluso, han llegado a visionar todas las cámaras de seguridad que hay entre Llanes y Amorebieta para tratar de localizar el automóvil de este individuo y peinaron los establecimientos de alquiler de coches por si hubiera recurrido a uno de renting. También detectaron restos de ADN en el cuerpo del concejal, pero su cotejo no ha aportado resultados para las pesquisas.

Varios de los detenidos están relacionados con el tráfico de estupefacientes a pequeña escala y algunas informaciones precisan que por eso tuvieron acceso a los argelinos que actuaron como ejecutores. Por el momento se desconoce cuál fue el precio acordado, que bien pudo ser dinero en efectivo o en especie, algo que aún tendrá que ser aclarado.

Para los investigadores «los cuatro detenidos están bien abrochados»; es decir, consideran que tienen indicios suficientes para demostrar su participación en los hechos. No obstante habrá que esperar al avance de la investigación para aquilatar e individualizar las acusaciones.

Las mismas fuentes explicaron que en el momento de la detención del principal implicado en su casa de Amorebieta estaba acompañado por su mujer y sus hijos. Respecto a la pareja, habría reconocido que mantenía esa relación sentimental con el concejal asesinado aunque en principio no habría aportado datos de interés para la investigación, al menos de momento.

Al tratarse de la mujer del implicado no cabe acusarla de encubrimiento aunque los medios consultados sí explicaron que el arresto de su marido «seguramente no la pilló por sorpresa». Bien es cierto que el runrún sobre el inductor llevaba meses circulando tras unas informaciones publicadas.

Anoche Pedro y Jesús, los dos españoles, seguían detenidos en el cuartel de Llanes y aún no habían empezado a declarar. El primero permaneció en esas dependencias que cuentan con un solo calabozo; mientras que su amigo iba a ser trasladado a Gijón. El ciudadano argelino fue conducido a otro cuartel de la provincia. Los agentes llevaron dos vehículos al cuartel de Llanes donde hoy serán inspeccionados por perros del Servicio Cinológico y agentes del Equipo Central de Inspecciones Oculares (ECIO). A primera hora de la mañana está previsto un registro en la casa de vacaciones de Nieva y su esposa, situada a cien metros de la de Ardines.

Durante toda la mañana de ayer, los investigadores llevaron a cabo cuatro registros en viviendas en los barrios bilbaínos de Otxaorkoaga y Rekalde, Amorebieta y Erandio, todas relacionadas con los detenidos.

Cuando fue asesinado, Ardines llevaba el área de Medio Rural, Playas y Personal en el Ayuntamiento de Llanes. Formaba parte del grupo municipal del IU, una de las formaciones que integran el cuatripartito que gobierna Llanes, junto con Foro, PP, IU y Vecinos de Llanes. Al principio se pensó que podía tratarse de un crimen político, ya que varios empresarios sufrieron las consecuencias de algunas de sus iniciativas políticas.