El Supremo ratifica que los padres de una mujer en coma demanden el divorcio

Eran los tutores legales de la incapacitada porque tenían mayor disponibilidad que el marido a encargarse de ella. La Sala de lo Civil valida el fallo de la Audiencia de Álava que reseñó que tras el accidente que la postró en cama él apenas la visitaba

E. M.
MADRID Actualizado:

La Sala Primera del Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Álava en la que se concedía el divorcio a una mujer que fue socilitado por sus padres, como sus tutores legales porque se encontraba en estado de coma a raíz de un grave accidente de tráfico, que sufrió en el año 2000. A pesar de que en primera instancia, un juez de Vitoria desestimó la demanda de divorcio interpuesta por sus padres y que se acordó con carácter firme en el año 2007, al considerar que los progenitores no estaban legitimados para disolver el vínculo matrimonial de su hija -porque esa unión tiene un "carácter personalísimo", se alegaba-, la Audiencia Provincial de Álava sí accedió un año después, en 2008,. al interés por el divorcio que tenían los padres, en oposición a su yerno. Ahora, el Alto Tribunal valida el fallo de la Audiencia de Álava (sección primera) y estima que ha quedado acreditado que la acción ejercitada por los tutores es favorable al interés de la esposa incapacitada. En un fallo que se ha dado a conocer hoy y que puedes leer completa aquí, la Sala de lo Civil no cree procedente que el demandante pague las costas del proceso por la complejidad del asunto, que presenta "serias dudas de Derecho". La resolución, de la que ha sido ponente la magistrada Encarnación Roca Trías, recuerda que concurren en este caso dos derechos fundamentales: tanto el derecho a la libertad de continuar o no casado, como el derecho a la tutela judicial efectiva, que permite ejercer la representación legal a los tutores del incapacitado. En este caso, los padres de la mujer en coma.

«Casi» un vacío legal

En un apartado significativo, el Tribunal Supremo reseña que hay "pocos precedentes" para sentar jurisdicción en este aspecto y el silencio existente en la legislación interna del país, y recurre al Convenio de Nueva York, sellado el 13 de diciembre de 2006, que fue ratificado por España, para mantener que es obligación facilitar la actuación procesal del incapaz a través de sus representantes legales. La Sala Primera entiende que es necesaria la autorización judicial para entablar la demanda en beneficio del tutelado y aclara que la petición del divorcio se ejercita siemrpe atendiendo al interés del incapaz. En este punto, precisa que debe intervenir siempre el Ministerio Fiscal para evitar "acciones caprichosas o arbitrarias". Si la Sala no validase la petición de los suegros contra el yerno, se estaría "vulnerando el derecho a la tutela judicial efectiva de tutelado", consideran los magistrados.

Los padres, más dispuestos a encargarse de ella

Entre los fundamentos que recoge el auto, se recoge que la pareja, que no tiene hijos, contrajo matrimonio en 1998 y dos años más tarde ella sufrió un grave accidente de circulación, "como consecuencia del cual quedó tetrapléjica y en estado de coma vigil". Se inició entonces el procedimiento de incapacitación de la víctima donde se resolvió nombrar a sus padres como tutores legales, en lugar de al marido. ¿La razón? Ellos tenían mayor disponibilidad para hacerse cargo de ella.

En su fallo en 2007, la Audiencia de Álava acordó la separación legal al demostrarse que había "un cierto desafecto entre los cónyuges" antes del accidente de tráfico y que, tras él, el marido "iba muy poco a visitar a la esposa internada". "Ni había acudido al centro ni la había llamado, lo que indicaba la existencia de un incumplimiento, al menos, de los citados deberes de ayuda y socorro entre los cónyuges", se referenció en el auto. Los padres dispusieron solicitar entonces la demanda de divorcio