Sólo cinco de las 66 cárceles españolas no se encuentran saturadas de internos

Proporcionalmente, Arrecife es la más masificada, con una plaza para cuatro presos, seguida, entre otras, de Valencia, Teruel, o Albacete, que doblan su capacidad

I.G.E/
Actualizado:

MADRID. Sólo cinco cárceles españolas, de las 66 que actualmente están en funcionamiento, cuentan a día de hoy con plazas libres, mientras que el resto superan ampliamente el límite de capacidad. La población reclusa en España a finales de junio ascendía a 51.310 internos, de los que 47.257 eran hombres y 4.053 mujeres.

El Gobierno ha ofrecido estos datos como respuesta al diputado del Partido Popular Ignacio Gil Lázaro, quien preguntó al Ejecutivo el número de plazas y la ocupación de internos en los centros penitenciarios.

Según el Gobierno, actualmente hay en nuestro país 38.837 plazas, tanto residenciales como auxiliares, dependientes de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, exceptuando las de Cataluña, que dependen de la Generalitat.

Estos datos dificultan aún más la promesa electoral del PSOE, que incluyó en su programa para las elecciones de marzo de 2004 el compromiso de una celda por cada preso en las cárceles españolas.

Estos números, que reflejan la situación de finales de junio, muestran que únicamente hay plazas libres en cinco cárceles: la de Alicante Psiquiátrico con 2, la de Ávila con 39, la de Alcalá de Henares en Madrid con 91, la gaditana Puerto de Santa María, que cuenta con el mayor número de plazas sin ocupar, un total de 244, y la de Segovia con 98 plazas libres.

Por contra, las más masificadas proporcionalmente son las de Arrecife, en Lanzarote, que cuenta con 44 plazas y alberga a 161, lo que supone que hay una celda para cada cuatro internos, seguida de la prisión de Valencia, donde hay 1.572 plazas para 2.436 presos, con lo que casi duplica su capacidad al igual que otras cárceles, entre las que se cuentan las de Santa Cruz de La Palma, Teruel, Albacete, CIS Valencia, Murcia, Santander, Logroño, Ceuta o Cuenca.

En total, el centro que más reclusos alberga es el de Valencia, con 2.436, de los que 2.170 son hombres y 266 mujeres, seguido por el de Soto del Real, en Madrid, con 1.762, y Málaga, con 1.705.

Ante este grave problema de hacinamiento, Mercedes Gallizo, directora general de Instituciones Penitenciarias, afirmó en una entrevista a Efe que propondrá al ministro del Interior, José Antonio Alonso, una actualización del plan de centros penitenciarios para acelerar la construcción de las cuatro cárceles previstas: dos en Andalucía, una en Levante y otra en Madrid. Además, en su opinión sería necesaria la apertura de nuevos centros en Canarias, Navarra y Ceuta.

Madres fuera de las cárceles

Por otra parte, Mercedes Gallizo, declaró su deseo de «sacar a las madres y a los niños de los centros penitenciarios», para lo que ha creado un grupo de trabajo que busque alternativas, como pisos tutelados que acojan a algunas de estas internas y a sus hijos menores de tres años.

Según datos del pasado mes de mayo, 203 niños viven junto a sus madres (190) en las cárceles españolas, en las que había otras 34 mujeres embarazadas. Gallizo insiste en la necesidad de buscar alternativas a la situación de las reclusas con niños pequeños y de las embarazadas, que responden a muchos tipos delictivos distintos, y afirmó querer hacerlo «de una manera seria y rigurosa, por lo que un grupo de trabajo ha empezado a reflexionar sobre el asunto y a ver todas las opciones que tenemos».

Las únicas prisiones que acogen exclusivamente a mujeres son las de Alcalá de Guadaira en Sevilla y Alcalá de Henares, en Madrid. De todas las cárceles, la que más mujeres alberga es la de Soto del Real, con 418 internas.