«Solariums» al aire libre

La original idea surgió en París, a la orilla del Sena, a su paso por la «Isla de la Cité», y más tarde llegó a la capital de España de la mano del candidato socialista, Miguel Sebastián, en forma de

MADRID.
Actualizado:

La original idea surgió en París, a la orilla del Sena, a su paso por la «Isla de la Cité», y más tarde llegó a la capital de España de la mano del candidato socialista, Miguel Sebastián, en forma de promesa electoral y, ahora, ha sido también incluida en el programa local de la coalición IU-Bloque por Asturias-Los Verdes para el municipio asturiano de Mieres.

Este pueblo minero del interior del Principado de Asturias podría tener después del 27-M una red de «solariums» al aire libre, dotados de duchas, aseos y material urbano para disfrute de vecinos y forasteros. La propuesta pretende «satisfacer la demanda directa e indirecta de los mierenses», apunta Marcos Cienfuegos, número 2 de la lista de Izquierda Unida en esta localidad, ya que «cuando llega la temporada estival, observamos cómo muchos vecinos, en lugar de irse a la playa, se quedan en el municipio y acuden de forma asidua a zonas verdes de ocio y recreo».

Alquiler de bicicletas

Estos espacios con tumbonas se ubicarían en distintas zonas verdes a lo largo de los cinco kilómetros de longitud que recorren el paseo fluvial construido en el margen del río Caudal, afluente del Nalón. Con la intención de facilitar los desplazamientos entre esos puntos, Izquierda Unida se compromete también a dispensar un servicio de alquiler gratuito de bicicletas. Por el momento, los vecinos «han reaccionado positivamente a la propuesta», afirma Cienfuegos, pero será después del día 27, en el caso de que la promesa se lleve a cabo, cuando se podrá valorar el éxito de la misma.

En el caso de la playa del Sena, el alcalde socialista del Ayuntamiento de París, Bertrand Delanoë, ya prohibió en julio de 2006 mediante un decreto municipal el nudismo, el «top-less» y la exhibición de tangas de los veraneantes, para que el comportamiento de quienes acudiesen a sus arenas artificiales fuera «conforme a las buenas costumbres, la tranquilidad, la seguridad y el orden público».

«Decreto de los tangas»

Esta medida no es compartida por el candidato de IU, quien sostiene que tanto él como sus colegas de partido no son nadie para imponer este tipo de restricciones. «Ese pudor debe pasar a la historia y la sociedad tiene que empezar a superarlo», sostiene Cienfuegos. Y añade: «No creemos que este asunto sea motivo de confrontación».

No sabemos si Delanoë le habló a Sebastián del «decreto de los tangas» cuando se reunieron ambos el pasado abril, pero que vayan tomando nota los responsables de la coalición de izquierdas de Mieres, por si acaso.