Martina Anderson y Tatjana Zdanok, en la Cámara navarra
Martina Anderson y Tatjana Zdanok, en la Cámara navarra - EFE

Los socios de Barkos hablan de los presos de ETA con dos eurodiputadas

Fueron recibidas en el Parlamento navarro con la oposición de UPN, PSOE y PP

PamplonaActualizado:

El Parlamento de Navarra recibió ayer a dos eurodiputadas que acudieron «preocupadas por la situación de los presos de ETA y sus familiares». Pese a que la visita fue aprobada por la mitad de la Cámara foral, 26 de 50, fueron recibidas en el salón de recepciones con todo el boato.

Únicamente el cuatripartito que apoya al Gobierno de Uxue Barkos –Geroa Bai, Bildu, Podemos e IU– estuvo presente en el acto y en la posterior sesión de trabajo con los portavoces de la comisión de Relaciones Ciudadanas e Institucionales. La intención de estas dos europarlamentarias, junto con otros cinco que se encuentran en el País Vasco, es recabar información sobre la situación de los presos de ETA. «Cuando hablamos con representantes de Etxerat, salimos muy preocupados por el tratamiento que recibían tanto los presos como sus familiares y allegados». Temen que «se están conculcando derechos fundamentales en el Estado español y el francés», comentaron.

Solo por los presos

La preocupación de las europarlamentarias sólo se centra en la situación de los presos de ETA y en sus familiares, no en las víctimas. Ni tan siquiera se han molestado en hablar con su compañera en la Eurocámara Teresa Jiménez Becerril, cuyo hermano y cuñada fueron asesinados por la banda.

También llama la atención el pasado de ambas europarlamentarias. La irlandesa Martina Anderson, del Sinn Fein, permaneció casi 13 años en la cárcel por su pertenencia al IRA. En su discurso recordó que ella también estuvo 10 años dispersada en cárceles británicas. Ni un recuerdo para las víctimas. La otra europarlamentaria, la letona Tatjiana Zdanoka, es una activista comunista que en su país tiene prohibido presentarse a las elecciones tanto al parlamento letón como a los consejos locales.

El Parlamento de Navarra cedió toda la organización de los actos a Etxerat, colectivo de familiares de presos de ETA, que son los que organizan tanto los actos del País Vasco como los de Navarra. La Cámara foral se limitó a transmitir la invitación de Etxerat para que los partidos políticos participaran en los actos organizados.

UPN, PSN y PP rechazaron la recepción. El portavoz de Unión del Pueblo Navarro, Javier Esparza, aseguró que «defender a los presos de ETA es defender la matanza que ha habido en esta tierra». Para la representante del Partido Popular, Ana Beltrán, «el verdadero dolor es el de aquellos que no pueden ver a sus familiares». Por su parte, la socialista María Chivite criticó que en la invitación considerasen a Navarra como parte del País Vasco.