El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el presidente de Chile, presente de Chile, este martes durante su gira latinoamericana
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el presidente de Chile, presente de Chile, este martes durante su gira latinoamericana - AFP

Sobre Venezuela: Piñera pide acción, Sánchez diálogo

El presidente chileno reclama a España «liderazgo» para devolver la democracia a Venezuela: «Tiene un rol muy importante que jugar»

Enviado especial a Santiago de ChileActualizado:

Las posiciones de Sánchez y Piñera respecto a Venezuela son casi divergentes. No en lo relativo a la crisis humanitaria, pues ambos son partidarios de prestar la mayor atención al éxodo provocado por la crisis humanitaria, pero sí en la contundencia del rechazo al régimen de Nicolás Maduro y en la solución para el futuro. Contundencia de Piñera, tibieza de Sánchez. Chile pide acción, España diálogo.

La receta de Sánchez recomienda a Venezuela «un diálogo consigo mismo», un diálogo «entre venezolanos» para «encontrar una solución» que permita revertir la actual situación de crisis humanitaria. En su opinión, el papel que debe jugar la comunidad internacional es el de «acompañar», y no el de intervenir en una cuestión interna. «España no aspira a ser un país con vocación de injerencia en la política Latinoamericana, al contrario: de apoyo, de aprendizaje, de compartir», explicó. Sánchez no pudo evitar retrotraerse a la Guerra Civil y a la dictadura franquista para poner el ejemplo de España como origen de las «personas que huían» y el continente americano como conjunto de los países de acogida. «Lo importante es no olvidarse de los venezolanos», aseguró.

El presidente chileno fue mucho más duro: «Venezuela dejó de ser una democracia. Es un país que, habiendo tenido todas las oportunidades del mundo para haber progresado en paz y en democracia, siguió el camino equivocado. No hay democracia, no hay separación de poderes, no hay respeto a los Derechos Humanos, no hay estado de derecho», denunció.

Piñera se comprometió a «hacer todo lo que esté a nuestro alcance», a usar «todos los instrumentos» para popiciar el retorno de la libertad, la democracia y los derechos humanos a Venezuela. En este sentido, trasladó una petición concreta al dictador venezolano: «Que acepte la ayuda humanitaria que los países de América Latina le hemos ofrecido».

«En el mundo, los valores de la libertad, la democracia y los derechos humanos no reconocen fronteras y, por tanto, los países que formamos parte de la OEA hemos firmado una cláusula democratica que establece una obligación de actuar de forma activa cuando la democracia se ha debilitado en algún país».

En este sentido, el presidente chileno reclamó «liderazgo» a España, y al presidente español, para contribuir a resolver la crisis venezolana: «España tiene un rol muy importante que jugar, como en muchas otras ocasiones en que España ha jugado roles de mucho liderazgo para resolver los problemas de los países de América Latina».