Los sindicatos ultiman un manifiesto a favor del modelo productivo de Zapatero

Los promotores del documento enviarán su proyecto esta semana al grupo de artistas que respalda al presidente del Gobierno

ANA I. SÁNCHEZ | MADRID
Actualizado:

Con una tasa de desempleo del 17,36% en abril, bien podría pensarse que la actitud conformista de los sindicatos con las políticas laborales del Gobierno ha llegado al límite. Pero se estaría equivocado. Desde mediados de mayo, la secretaría confederal de estudios de Comisiones Obreras trabaja en la redacción y difusión del manifiesto económico «Declaración. El trabajo, fundamento de un crecimiento económico sostenible», a cuyo borrador ha tenido acceso ABC y que se alinea con las principales tesis del Gobierno.

El texto respalda el cambio del modelo productivo nacional recién proclamado por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y reclama un nuevo patrón de crecimiento sostenible. Al mismo tiempo, defiende el veto a cualquier reforma del mercado laboral que suponga un recorte de los derechos de los trabajadores, tal y como propugna el presidente. En la elaboración del documento han tenido un papel destacado los catedráticos de Derecho del Trabajo y Seguridad Social Eduardo Rojo Torrecilla -Universidad Autónoma de Barcelona- así como Antonio Baylos y Joaquín Aparicio Tóvar -ambos de la Universidad de Castilla-La Mancha-.

Dentro del sindicato, ha sido el histórico Rodolfo Benito, miembro de la Comisión Ejecutiva Confederal y presidente de la Fundación 1º de mayo, el encargado de liderar la difusión del documento, a la que también se ha prestado el secretario general de Comisiones Obreras de Madrid, Javier López. A finales de semana, el informe salía de Comisiones Obreras como un manifiesto «consensuado» con otras fuerzas sindicales y actores del mercado.

Una contradeclaración

No en vano el manifiesto comenzó a gestarse el 13 de mayo durante una reunión celebrada en el edificio Abogados de Atocha de CC. OO en la que participaron Benito, otros representantes sindicales y catedráticos de veinte universidades públicas españolas.

El objetivo de la «declaración» es combatir el efecto del manifiesto económico «Propuesta para la reactivación laboral en España» que el pasado mes de abril firmaron cien de los economistas más prestigiosos del país -incluyendo el hoy secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa- en contra de la política laboral de Zapatero y a favor de una flexibilización del mercado de trabajo que reactive la contratación.

Una propuesta que ha contribuido, aún más, a perjudicar la imagen de la política económica del Gobierno que, en cambio, se vería resarcida con esta contradeclaración. De hecho, este nuevo manifiesto está siendo divulgado entre abogados, sociólogos y economistas del país, con el objetivo de dotarle de un respaldo académico «análogo» al que disfrutó la propuesta teórica de los economistas. Adicionalmente, cualquier adulto puede firmarlo.

El plan de sus autores pasa por acelerar la recogida de adhesiones hasta que sumen, al menos, el doble de las presentadas por el primer manifiesto, incluyendo entre ellas, como golpe de efecto, la rúbrica de artistas de renombre. Para lograrlo, en los próximos días enviarán su proyecto a miembros destacados del mundo del espectáculo y, en concreto, a aquellos que en ocasiones anteriores han prestado su apoyo a las tesis socilistas.

Si ambos objetivos se cumplen el documento será presentado en sociedad la próxima semana, coincidiendo con los últimos coletazos de la campaña electoral europea. De esta forma, el mundo artístico actuaría de nuevo a favor del presidente Zapatero en la recta final previa a una cita electoral, como ya sucedió en los comicios de 2008. La crisis se ha convertido en el eje central de las elecciones y en un test que revalidará o suspenderá la política económica de los gobiernos. De no lograrse una fuerte adhesión, la «Declaración» se hará pública en todo caso, aunque en la semana posterior a los comicios.

Toxo, descontento

Quizás el manifiesto sirva para atemperar de nuevo los ánimos entre el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y distintos miembros del Gobierno socialista. El líder sindicalista mostró ayer su descontento porque Moncloa informara el jueves de su último encuentro privado mantenido con el presidente para analizar el estado del mercado laboral español.