La manifestación de todos los sindicatos de Policía en la Castellana. Jaime García

Los sindicatos policiales, multados por saltarse el recorrido de su marcha

ABC. MADRID
Actualizado:

La Delegación del Gobierno en Madrid impondrá «fuertes sanciones» a los sindicatos policiales por incumplir el recorrido acordado de la manifestación de policías celebrada ayer en la capital e invadir los seis carriles centrales del Paseo de la Castellana. La multa para los sindicatos convocantes -SUP, ANP, SPP, UFP, SPPU y SCP- será de unos 30.050 euros (unos cinco millones de pesetas).

Alrededor de 3.000 policías, según la Jefatura Superior de Policía, y 15.000, según los organizadores, se manifestaron en Madrid para denunciar la situación del colectivo y pedir mejoras laborales. La marcha debía transcurrir por el carril lateral del Paseo de la Castellana en sentido Colón hasta el Ministerio del Interior, pero poco después de iniciarse la protesta, cientos de policías invadieron los seis carriles centrales y el lateral en sentido Plaza de Castilla.

Esta invasión será sancionada porque, además de incumplir la resolución de la Delegación del Gobierno cuando se autorizó la manifestación, los convocantes han incumplido una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) sobre el itinerario de la marcha. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) recurrió ante el TSJM la resolución de la Delegación del Gobierno que desautorizaba a los manifestantes a ocupar los carriles centrales del Paseo de la Castellana durante la concentración final. El TSJM dio la razón a la Delegación del Gobierno al considerar que el carril lateral disponía de la suficiente anchura para albergar a los manifestantes.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía señaló que los convocados decidieron invadir el Paseo de la Castellana ante el «fracaso» de la protesta, ya que, recordó, algunos sindicatos esperaban 20.000 personas y sólo acudieron 3.000.

Al final del recorrido, el portavoz del comité de conflictos de los sindicatos, José Luis Galdón, dijo que la marcha significaba un rechazo a la política «errática» del Gobierno en materia de seguridad pública y una denuncia de la «insostenible y lamentable» situación en la que se encuentra el CNP. Y se dirigió a Rajoy para decir que los agentes están «hartos de sueldos de miseria» y del «manejo político al que constantemente se nos somete».

Mientras, la Asociación de Víctimas del Terrorismo del País Vasco premió a los especialistas en desactivación de explosivos de la Policía, Guardia Civil y Ertzaintza.