Vídeo: Fragmento de la rueda de prensa que dio ayer Albert Boadella, 'presidente en el exilio' de Tabarnia - EP

«Si nos obligan, Tabarnia será una realidad»

Esta iniciativa, calificada por sus promotores como un «movimiento cívico», ha superado todas las expectativas como barrera frente al independentismo catalán

MadridActualizado:

Cada vez hay menos dudas sobre lo que es Tabarnia y por qué nació una iniciativa que abogaba por la separación de Barcelona y Tarragona de la Cataluña independentista. Lo que no está tan claro es a dónde puede llegar. Ayer sus promotores arrojaron algo de luz sobre un movimiento que, admiten, «se nos ha ido de las manos». Con casi 44.000 seguidores en Twitter y un periódico digital propio, lo que empezó como una imitación burlesca del independentismo que pretendía desmontar su relato a través de sus propios argumentos, ha ido borrando los límites entre lo estrictamente cómico y lo que se puede convertir en una realidad.

Buena prueba de ello es la capacidad por despertar interés que demostraron ayer sus promotores al abarrotar la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid en un acto que tenía como protagonista al dramaturgo Albert Boadella, erigido «presidente de Tabarnia en el exilio». Lo acompañaron el periodista Jaume Vives, portavoz de la iniciativa, el periodista deportivo Tomás Guasch, «consejero de Deportes de Tabarnia» y Miguel Martínez, miembro de «Barcelona is not Catalonia» e impulsor de esta iniciativa. Es precisamente en Madrid donde decidieron anunciar que organizarán una manifestación el próximo 25 de febrero en Barcelona «en defensa de los derechos, las libertades y la dignidad del pueblo de Tabarnia».

Esta concentración consistirá en una ofrenda florar a Rafael Casanova, el último conseller en cap -consejero en jefe- de Barcelona y uno de los referentes del catalanismo, al que Vives calificó de «patriota español», por ser acérrimo defensor del archiduque Carlos de Austria en la Guerra de Sucesión Española.

Durante la ofrenda habrá una copla de sardanas que interpretará el Himno Nacional de España y «La Santa Espina» y después acudirán en manifestación hasta la plaza de Sant Jaume donde, aseguró Vives, «queremos que se escuche el grito de un pueblo que durante años ha vivido oprimido y estigmatizado, perseguido y que ahora ha dicho basta y está de pie».

En el acto, los promotores de Tabarnia lanzaron una advertencia clara: «Tabarnia va en serio. Es tan grande y tan popular que se ha escapado de las manos, pero va en serio». «Lo deseable», explicaron, «es que nos podamos quedar en nuestro primer objetivo, que es ser ese espejo que pone en evidencia lo absurdo del discurso independentista. Pero sin ser lo deseable y lo que queremos en un primer momento, si no nos queda otro remedio, Tabarnia es la última bala de oro que nos garantiza que no nos hundiremos con ellos. Si nos obligan va a ser una realidad», zanjaron.