Un buque monocasco navega por aguas del Mediterráneo.ANDRÉS C. RAGEL

Setecientos buques peligrosos navegan por aguas españolas

ABC
Actualizado:

MADRID. El 66 por ciento de los 6.790 buques que transportan mercancías peligrosas en la actualidad y que tienen más de 15 años no han sido revisados en los últimos cinco años por ningún organismo internacional, según un informe del Centro de Estudios y Medio Ambiente (CEMA) presentado ayer en Madrid. El director del Centro, Ricardo Aguilar, afirmó que «la catástrofe del «Prestige» puede repetirse en cualquier momento y es una casualidad que no se hayan producido más accidentes».

Desde la tragedia del «Prestige», el tráfico marítimo «no ha cambiado y siguen los mismos buques». De los 40.000 mercantes que navegan por aguas internacionales, 6.790 transportan mercancías peligrosas como crudo, alquitrán, fuel, benceno o propileno y tienen más de 15 años, según el informe «Buques viejos, buques peligrosos» en cuya elaboración ha participado la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM). Setecientas de estas embarcaciones peligrosas navegan por aguas españolas y según Aguilar «es una casualidad que no se produzcan más accidentes como el del «Prestige»». De hecho, cada año hay 25 accidentes en los que están implicados buques con mercancías peligrosas. Una tercera parte de los que transportan estas mercancías tiene bandera de conveniencia de países como Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Bermudas, Camboya, Comores, Chipre, Gibraltar, Guinea Ecuatorial, Honduras, Islas Caimán, Jamaica, Líbano, Liberia, Malta, Mauricio, Panamá o Tonga, entre otros.

La flota española consta de 65 buques de los cuales 31 son petroleros, 19 quimiqueros, 14 gaseros y un tanque. La media de edad es de 17 años. El 78 por ciento de estos buques de la flota española ha tenido inspecciones internacionales y siete han sido detenidos.

«Trampas» en la legislación

El director del CEMA criticó «las trampas» de la legislación vigente desde principios de año para regular la entrada de este tipo de buques en España, ya que considera que «no sirve para evitar mareas negras, sólo contempla la entrada de buques en puerto y no es una solución para los buques basura de menos de 5.000 toneladas». Aguilar agregó que la legislación española «parece más una reacción ante las críticas y se centra en los vertidos más llamativos visualmente, sin incluir hidrocarburos ligeros u otras sustancias químicas igualmente tóxicas», al tiempo que señaló que la peligrosidad de los buques no ha de ceñirse únicamente al tipo de casco, sino también a su antigüedad así como a su historial de detenciones.

El informe, que ha sido elaborado a partir de los archivos oficiales de buques de varios países, empresas aseguradoras y organismos de inspección internacional, indica que los puertos de Bilbao, Barcelona, Tarragona, Huelva y Algeciras son los que reciben «la mayor cantidad de buques petroleros, gaseros, tanques y quimiqueros viejos y peligrosos». Aguilar insistió en la necesidad de adoptar un decálogo internacional de medidas para evitar catástrofes como la del «Prestige», entre las que destacan el incremento de controles portuarios, la obligatoriedad del doble casco, la desaparición de banderas de conveniencia y la eliminación de topes a las indemnizaciones.