Javier Solana y Andre Flahaut, ministro belga de Defensa, aguardan de modo relajado el comienzo, ayer, del Consejo informal de la UE en Bruselas. Epa

Los servicios de espionaje acelerarán sus planes de cooperación

BRUSELAS. A.S.
Actualizado:

Los ministros de Defensa de la UE acordaron ayer acelerar la cooperación de los servicios de espionaje para hacer frente a la amenaza terrorista. Por el momento, esta nueva preocupación no forzará cambios en las misiones asignadas a la Defensa Europea. Aunque, a largo plazo, sí se estudiarán las consecuencias que la amenaza terrorista implicará en la elaboración de un «concepto estratégico» o en las capacidades militares europeas.

«El terrorismo es una amenaza a la seguridad frente a la que es necesario acelerar la operatividad de la Defensa Europea», afirmó en nombre de la Presidencia de la UE, el ministro belga, André Flahaut, quien anunció que el Alto Representante, Javier Solana, realizará un informe sobre las fórmulas para potenciar la cooperación de los servicios de Inteligencia.

Pero, pese a todas estas promesas de operatividad, los ministros prefieren no asumir el compromiso de que, en la cumbre que se celebrará en Laken en diciembre, la Unión ya podría estar preparada para organizar una misión militar ligera. La única operatividad que estará lista en diciembre será la del aparato burocrático-institucional.De igual forma, los ministros tuvieron buen cuidado de no insinuar una subida de gastos militares para remediar las carencias detectadas y, en varios casos, subrayadas tras los ataques del 11 de septiembre. «Se gastará mejor», apuntó Flahaut.

En cambio, los socios sí se mostraron dispuestos a sustituir a las tropas norteamericanas en los Balcanes, si EE.UU. decide retirarlas con la excusa perfecta de su intervención en Afganistán. «Estaríamos dispuestos a asumir la responsabilidad, si la retirada norteamericana crea un vacío de seguridad», afirmó Solana. Hubo incluso quienes señalaron que éste puede ser un «desafío positivo» para potenciar la Defensa Europea.