El Senado da el visto bueno definitivo a la reforma del Código Penal

EUROPA PRESS | MADRID
Actualizado:

El Pleno del Senado ha aprobado este miércoles definitivamente el Proyecto de Ley de Reforma del Código Penal, que entrará en vigor seis meses después de que sea publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), con los votos favorables de socialistas, CiU, Entesa Catalana de Progrs, CC y UPN, la abstención del PP y BNG, y el voto en contra del PNV.

Con 130 votos a favor, 122 abstenciones y dos votos en contra, la reforma ha recibido ya su luz verde definitiva, dado que en su trámite parlamentario en la Cámara Alta el texto remitido por el Congreso de los Diputados no ha sufrido ninguna modificación. De esta manera, el Proyecto de Ley será enviado directamente al BOE y entrará en vigor seis meses después.

Tras un debate de cuatro horas de duración no prosperaron ninguna de las enmiendas presentadas por el PP, Entesa Catalana de Progres y CiU. Las modificaciones planteadas por estos grupos, en su mayoría procedentes del Congreso, tampoco lograron conseguir apoyos en la Comisión de Justicia del Senado celebrada la semana pasada.

De esta manera, el texto votado esta tarde en el Senado no difería en nada del que aprobaron los diputados, como tampoco cambió el sentido de los votos de los grupos, a excepción de ICV.

El nuevo Código Penal castigará más a terroristas, pederastas y corruptos y tipificará como nuevos delitos el de piratería, el acoso laboral e inmobiliario, el tráfico de personas y la compraventa de órganos humanos.

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, tomó la palabra al inicio del debate para defender que este proyecto es "necesario y adecuado" y ha sido realizado "con el trabajo de todos para atender a la realidad social del país" y aportar "soluciones responsables" a los principales problemas criminales que afectan a la sociedad española. La mayoría de portavoces que tomaron la palabra en el hemiciclo coincidieron en reconocer el diálogo y consenso que ha habido durante la tramitación de la reforma, aunque también aprovecharon para volver a defender las modificaciones que apoyaron durante todo el proceso.