Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña - Vídeo: Torra acaba el homenaje del 17A reivindicando la independencia y criticando a España

Segundo aniversario del atentado yihadista: El secesionismo se abona a la «teoría de la conspiración»

JpC, ERC y la CUP se alinean con la tesis que liga los atentados con el CNI. «Quim Torra se ha tirado en plancha», lamentan desde la oposición

BarcelonaActualizado:

Los atentados terroristas de agosto de 2017 sacudieron Cataluña en vísperas del referéndum ilegal del 1-O. En un momento de turbulencias políticas y graves tensiones entre la Generalitat y el Estado la arremetida yihadista fue utilizada sin reparos por las entidades secesionistas, que centraron sus ataques en la Casa Real. Desde el Govern trataron de mantener un perfil algo más neutral resaltando el éxito de las actuaciones policiales y de emergencias en un momento de conmoción por las 16 muertes que causó el ataque en Barcelona y Cambrils (Tarragona).

Dos años después la Generalitat ha girado su discurso agarrándose sin complejos a las informaciones que apuntan a una supuesta relación entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y Abdelbaki es Satty (imán de Ripoll y presunto cerebro de los atentados). Dicha teoría de la conspiración –expandida hace unas semanas por el diario digital «Público»– ha convencido especialmente al presidente catalán, Quim Torra. «Exigimos explicaciones al Gobierno español y que se asuman las más altas responsabilidades», aseveró tras conocer las citadas informaciones.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha utilizado su cargo y presencia mediática para expandir la teoría. La posición de Torra ha evidenciado el interés del soberanismo por relacionar, de forma más o menos desacomplejada, los atentados con el Estado. Paralelamente, en el Parlamento de Cataluña se desarrolla, desde hace un año, una comisión de investigación que también sirvió de altavoz para esta versión. El órgano, dirigido por el diputado de Junts per Catalunya Jordi Munell, se creó a pesar de la abstención de buena parte de la oposición.

En declaraciones a ABC, Munell resalta que la intención del Parlament es esclarecer qué falló para que se produjera el atentado. No obstante, el diputado neoconvergente mencionó al CNI y a Es Satty ya en el pleno en el que se aprobó la puesta en marcha del órgano. Munell critica que los responsables estatales citados por la comisión no hayan querido comparecer en la Cámara catalana.

«Esta falta de colaboración y de transparencia alimenta especulaciones», afirma. Preguntado sobre la credibilidad dada desde el Govern a teorías que relacionan al CNI con el cerebro de los atentados, Munell –actual alcalde de Ripoll (Gerona)– relativiza su posición: «Hemos escuchado unas informaciones contestadas con silencios». Desde ERC la posición es similar a la expresada por Torra, a pesar de verbalizarla con mayor cautela que la que manejan el presidente de la Generalitat y su entorno.

«No entendemos que no se hayan contestado las informaciones. Este silencio habla mucho, dice muchas cosas», resalta la diputada republicana Montse Fornells. En la CUP afirman compartir las tesis que ven un vínculo entre los servicios de inteligencia y el imán. «Hay incongruencias y mucha opacidad que d a pie a sospechas sobre el papel del CNI, la Policía y los Mossos en relación a Es Satty, ya fuera por las visitas que recibió, como por el hecho de estar en bases de datos de la Policía», explica a este diario la diputada antisistema Natàlia Sánchez. No obstante, reconoce que no ven una relación «causal» y piden prudencia en las afirmaciones en ese sentido.

Atacar al Estado

Desde la oposición se ve con preocupación el análisis sesgado que el secesionismo ha desplegado en todo lo relativo a los ataques. «Desde el primer día el objetivo ha sido acusar al Estado de tener responsabilidad en relación a los atentados. No les importa nada más, solo acusar al CNI y al conjunto del Estado de estar detrás de todo. La disciplina de los “indepes” en relación con los relatos ficticios es muy estricta; se impone y lo repiten hasta la saciedad», resalta a ABC el diputado popular y miembro de la comisión, Santi Rodríguez.

Por su parte, el diputado autonómico Matías Alonso (Ciudadanos) comparte esa visión: «No se puede jugar con informaciones incompletas y especulaciones. Los responsables del Govern y hasta el propio Quim Torra se han tirado en plancha. Todo forma parte de la estrategia para atacar el Estado por todos los medios», lamenta Alonso. Los comunes respaldaron la creación de la comisión, pero critican la volada a teorías «conspirativas».

Finalmente, desde el PSC aseveran que existe el riesgo de que se haga un «juicio paralelo» desde el Parlament vía una comisión controlada por fuerzas secesionistas. «El presidente Torra ha sido muy irresponsable dando vuelo a teorías y conspiraciones», lamenta el diputado socialista Ferran Pedret.