«Me voy con la satisfacción del deber cumplido»

TEXTO: CRISTINA DE LA HOZ FOTO: ERNESTO AGUDO /
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ana Botella presentó un libro memorias centrado en sus ocho años de inquilina de la Moncloa Estuvo arropada por prácticamente todo el Gobierno y buena parte de la dirección del PP. En su obra relata lo mejor de ese tiempo, también el «gran dolor» del 11-M reclamo suficiente para llenar la sala del hotel Palace de Madrid donde se hizo la presentación. También sirvió de pretexto para reunir a la mayoría de los miembros del Gobierno, con José María Aznar al frente, y compañeros de partido. Las vivencias personales que se exponen en la «aventura» editorial de la actual concejala de Asuntos Sociales del ayuntamiento de Madrid, las resumió en unas palabras casi pronunciadas al final de su intervención: «Me voy con la satisfacción del deber cumplido, de haber vivido con una persona honesta que ha trabajado por su país, de militar en un partido que ha tenido un comportamiento ejemplar y haber sido espectadora de los cambios en el país». Con la memoria y el sentimiento siempre presente en las víctimas del 11-M, Botella explicó que el libro recoge los peores momentos vividos en La Moncloa durante estos años como la invasión de la Isla de Perejil, los atentados contra las Torres Gemelas, el accidente del «Prestige» o la guerra de Irak. En todo caso, narró, «lo peor estaba aún por llegar», en referencia a la matanza terrorista de Madrid, calificado como «el gran dolor que ensombrece» su paso por Moncloa. De hecho, la presentación estaba prevista para el 15 de marzo y se retrasó, precisó, no por el resultado electoral sino por el atentado. La concejala aseguró no haber experimentado nunca el llamado «síndrome de La Moncloa» por la certeza de que «la vida auténtica estaba detrás de la valla» de su residencia oficial. Su familia y amigos eran «los que me mantenían en contacto con la realidad». Asimismo, explicó que la idea de escribir este libro tomó forma en su cabeza hace un año, como un mecanismo para dejar constancia «de recuerdos y acontecimientos vividos». «Lo mejor está por llegar» Botella se retrotrajo a la primera vez que el presidente del Gobierno en funciones, José María Aznar, entró, allá por el año 1977, en la sede del PP de Logroño. «Desde entonces le he acompañado en su recorrido y así seguiremos hasta el final de nuestros días», subrayó para comentar a continuación que el futuro del matrimonio Aznar fuera del poder «será apasionante porque siempre pienso que lo mejor está aún por llegar». Como colofón de un acto en el que hizo de maestro de ceremonias su amigo Rodrigo Rato, concluyó que lo mejor de estos años ha sido el apoyo «que he tenido de mi familia, de mis amigos y de mis compañeros de partido. Siempre me quedará -continuó- el cariño que he recibido de personas desconocidas que nos han arropado en los momentos malos». Por su parte, Rato, recién llegado de Lima, calificó la obra de «libro interesante y escrito por una persona muy interesante». Apenas dos días antes de saber si su futuro inmediato pasa por la presidencia del Fondo Monetario Internacional, el vicepresidente primero tuvo una intervención más personal que política, subrayando la amistad que mantiene con la autora. Aseguró que el libro no defraudará a los que estén interesados en las decisiones políticas de los últimos años, ni tampoco a los que buscan el retrato «de una mujer de su tiempo» o de cómo vive una familia en La Moncloa. Mariano Rajoy, Javier Arenas, Eduardo Zaplana, Cristóbal Montoro, Elvira Rodríguez, Federico Trillo, Julia García Valdecasas, Pío García Escudero, Alberto Ruiz-Gallardón, Luisa Fernanda Rudi, Mercedes de la Merced, Jesús Posada, Alfredo Timermans y Miguel Ángel Cortés, son sólo una muestra de los allí presentes.