Sanz busca sitio en el debate territorial

¿Cómo hacer oír la voz de una Comunidad de 270.000 habitantes en un momento crucial para el Estado de las Autonomías? Para el presidente riojano, el principal reto del comienzo del curso político es que las Comunidades responsables y rigurosas, no asuman el déficit sanitario.

Actualizado:

TEXTO: M. TRILLO/S. BARRADO

LOGROÑO. Maragall, Chaves, Ibarretxe, Ibarra, Camps... Aunque hay 17 Comunidades, un escogido ramillete de dirigentes autonómicos acaparan la atención pública a la hora de discutir sobre el modelo de Estado y el reparto de los recursos económicos. Pero el riojano Pedro Sanz, que representa a un pequeño territorio de apenas 270.000 habitantes, no está dispuesto a que su voz pase inadvertida en la próxima Conferencia de Presidentes, en la que está en juego la financiación de la asistencia sanitaria.

Sanz ya ha dejado muy claro que no va a subir los impuestos, como señala la propuesta del Gobierno socialista. Por el contrario, considera una «propina, y corta». «A lo mejor nos conformábamos con 18,5 millones, pero nos dan tres y nos dicen que el resto lo paguen los riojanos en impuestos», aseguró el pasado viernes, en la apertura del curso políticos. El presidente riojano defiende: «Las Comunidades que hemos sido responsables y rigurosas en la gestión sanitaria no podemos asumir el déficit generado por otras que no han controlado el gasto y han aumentado la cartera de servicios sin control».

Para Sanz, hay otras fórmulas para financiar la sanidad, como reducción del gasto, cartera de servicios y colaboración entre Comunidades, «pero no se quieren abordar porque hay presiones nacionalistas que están llevando al Gobierno por caminos de insolidaridad, discriminación y diferenciación entre un territorio y otro».

Entre tanto, cree que la reforma del Estatuto «no es un debate prioritario, aunque sí de interés», por lo que aboga por continuar el trabajo iniciado «con tranquilidad, sin prisas pero sin pausas».