Sanz asegura que el debate de la reforma del Estatuto «no es prioritario, pero sí de interés»

Actualizado:

S. B.

LOGROÑO. El presidente riojano, Pedro Sanz, aseguró ayer que no subirá los impuestos para financiar la sanidad y calificó de «propina y corta» la cantidad que el Gobierno está dispuesto a repartir entre las Comunidades, por lo que se mostró «decepcionado».

En su comparecencia con motivo de la apertura del curso político, aseguró que la reforma del Estatuto de Autonomía «no es un debate prioritario, aunque sí de interés». Apostó por continuar el trabajo iniciado «con tranquilidad, sin prisas pero sin pausas, pendientes de lo que ocurre a nivel nacional para que se siga incrementando nuestra capacidad de gobierno y autonomía, sin perder nivel respecto a otras regiones».

Además, reclamó a la oposición «crítica constructiva» para abordar los Presupuestos de 2006.