Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría se saludan, ayer, en el Congreso del PP - EFE

Congreso PPSoraya Sáenz de Santamaría se ve candidata de las bases y Pablo Casado pide renovación

Los candidatos dan protagonismo en sus listas a exministros que les apoyan

En directo las votaciones de las primarias del Congreso del PP

Pablo Casado nuevo presidente del PP tras ganar las primarias

MadridActualizado:

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado aprovecharon la mañana de ayer para preparar el discurso que pronunciarán hoy, y que puede acabar de convencer a los compromisarios que siguen en la duda, y también para dar forma al equipo que deberán presentar. Fuentes de ambas candidaturas confirmaron a ABC que los exministros que han apoyado a los aspirantes durante toda la campaña tendrán un protagonismo relevante en la lista de nombres que se votarán hoy a partir de las 11 en el Congreso Nacional del PP.

Santamaría, en la sede de Génova, 13 junto a su equipo, ultimó los detalles de su candidatura completa, y dejó claro desde primera hora que «dejará espacios para la integración». Contará para ello con la presencia de concejales, alcaldes y presidentes de Diputación, con la vista puesta ya en las próximas elecciones municipales y autonómicas, de mayo de 2019.

Casado se encargó de descartar por completo una posible reunión de última hora con su adversaria para llegar hoy con una lista de unidad, como queria Santamaría desde que ganó en la primera vuelta de las primarias. Fuentes de su entorno explicaron que en su equipo tendrán un lugar preferente los candidatos que no pasaron el corte de esa primera votación, la de los afiliados inscritos. Así, quería contar con María Dolores de Cospedal, José Manuel García-Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes, para enviar un mensaje de su voluntad de integración dentro del partido. Además, las mismas fuentes señalaron que exministros que le han apoyado, como Isabel García Tejerina o Juan Ignacio Zoido, también tendrán un papel relevante con Casado. De hecho, Tejerina así lo confirmó a ABC.

Santamaría y Casado llegaron al congreso con pocos minutos de diferencia, aunque los afines al vicesecretario ya habían hecho piña y fuerza desde primera hora de la mañana. De hecho, por la tarde, ya dentro del plenario, el «ruido» de los «pablistas», con aplausos y gritos de «presidente» fue bastante más fuerte que el que siguió a la entrada de Santamaría.

Los dos aspirantes se saludaron como buenos amigos, a pesar de la dura campaña que han protagonizado. A la entrada, Santamaría recordó que era la vencedora de la primera vuelta, cuando votaron los afiliados, y se proclamó por ello candidata «de las bases». «Soy la candidata que han votado mayoritariamente los afiliados y eso me da una fuerza y energía para afrontar el día de mañana (por hoy sábado) con la legitimidad que te da que los tuyos te hayan votado».

Las cuentas

En el equipo de la exvicepresidenta, José Luis Ayllón, su mano derecha y estratega principal de su campaña, insistía ante los periodistas que Santamaría no solo consolida el 63 por ciento de votos de compromisarios, sino que va a más según pasan las horas.

Lo cierto es que en el equipo contrario sostenían un argumento muy parecido. Fuentes próximas a Pablo Casado daban por hecha la victoria, aunque desde el PP de Madrid se mostró algo más de cautela que en días anteriores y se advertía de que el voto secreto de los compromisarios hacían pensar que podía ocurrir «cualquier cosa».

A su entrada en el congreso, Casado quiso mostrar un optimismo más firme y aseguró que «es necesario un cambio de etapa constructivo, pero no revisionista, orgulloso de nuestro pasado reciente».

El candidato explicó que una vez que finalice el proceso hay que decir a los españoles que el PP «sale de nuevo a ganar» y debe centrarse «en los problemas reales de los españoles», sin hablar más de procesos internos. Casado garantizó que si gana impulsará una «integración real y al más alto nivel», y por eso no repartirá los cargos hasta que acabe el congreso.