El Rey sanciona hoy la segunda reforma de la Constitución
Don Juan Carlos y Doña Sofía en la entrega de Premios de Derechos Humanos Rey de España - EFE

El Rey sanciona hoy la segunda reforma de la Constitución

El acto se celebrará en el Palacio de La Zarzuela ante los representantes de los tres poderes del Estado

MADRID Actualizado:

Su Majestad el Rey sancionará a las once y media de la mañana la segunda reforma de la Constitución en una sobria y solemne ceremonia que se celebrará en el Salón de Audiencias del Palacio de La Zarzuela ante los representantes de los tres poderes del Estado. El acto será muy parecido al que se desarrolló el 27 de agosto de 1992, cuando se sancionó la primera reforma de la Constitución, aunque en aquella ocasión la ceremonia tuvo lugar en el Palacio Real.

Una vez leída la modificación del artículo 135 de la Constitución, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, refrendará el texto de la reforma y, a continuación, Don Juan Carlos lo sancionará. En ese momento, estarán presentes los presidentes del Congreso, José Bono, y del Senado, Javier Rojo; el del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, y el del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar. Tras la sanción, el texto original será remitido al Congreso para su archivo y custodia, al igual que ocurre con todas las leyes, y la reforma de la Constitución será publicada en el Boletín Oficial del Estado para que entre en vigor de forma inmediata.

En la anterior ocasión, el Rey y el presidente del Gobierno estamparon sus firmas en un único ejemplar de la reforma escrito en castellano, aunque luego fue publicado con cuatro anexos en las lenguas catalana, vasca, gallega y valenciana.

La actual reforma del artículo 135 de la Carta Magna, que tiene como objetivo garantizar la estabilidad presupuestaria de las Administraciones públicas, fue aprobada con 316 votos a favor del PP, PSOE y UPN y con cinco votos en contra de CC, UPyD y de dos diputados socialistas (uno se equivocó). No votaron IU, PNV, ERC, ICV, BNG y NaBai.

Nada que ver con el consenso alcanzado en 1992, cuando las Cortes aprobaron por unanimidad la primera reforma constitucional, que consistió en introducir dos palabras ("y pasivo") en el artículo 13.2 de la Carta Magna con el fin de permitir que los ciudadanos de la CE residentes en España pudieran ser no sólo electores sino también elegidos en las elecciones municipales. Así se daba cumplimiento al Tratado de Maastricht. Ningún grupo parlamentario solicitó entonces que se celebrara una consulta popular.