Sánchez rompe a Ciudadanos

El partido de Rivera no está ni mucho menos en descomposición, pero sí en una refundación más táctica que ideológica

Manuel Marín
Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No es descartable que en esta ocasión el análisis de Gabriel Rufián sobre la fractura en Ciudadanos sea acertado. La renuncia al escaño de Toni Roldán, y su salida de la Ejecutiva y del partido, es indiciaria de que la contestación interna a Albert Rivera es mayor de la que se percibía. No era solo la egolatría disidente y rebelde de Manuel Valls la que había causado una convulsión interna. Ni tampoco las negociaciones encubiertas con Vox y el PP, aunque ese argumento se presente como coartada y prurito de aparente dignidad política. Rufián, como muchos otros, sostienen que la dimisión de Roldán no tiene que ver con el «giro» a la derecha de Ciudadanos: «

Manuel MarínManuel MarínAdjunto al DirectorManuel Marín