El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y su esposa María Begoña Gómez escuchan al historiador cubano, Eusebio Leal, este viernes en La Habana - EFE | Vídeo: ATLAS

Sánchez se pasea por Cuba en mangas de camisa en pleno contencioso con Reino Unido por Gibraltar

El objetivo del presidente es reunirse con periodistas independientes, artistas e intelectuales de la isla; conocer de primera mano «la realidad cubana» sin reunirse con los grupos de la oposición

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Mientras España libra un duro contencioso en Bruselas para salvaguardar el derecho de veto de nuestro país sobre la posición de Gibraltar tras el Brexit, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, disfruta de un paseo por las cálidas calles de La Habana. Chaqueta en mano, corbata granate perfectamente anudada al cuello, camisa blanca y remangada; el mandatario llegó a Cuba este jueves y ya se pasea –sonriente y ufano– por la capital de la isla, acompañado de su esposa, María Begoña Gómez. Su objetivo es reunirse con representantes de la sociedad civil, periodistas independientes, artistas e intelectuales de la isla; conocer de primera mano «la realidad cubana», según afirmaban fuentes gubernamentales a la agencia de noticias Europa Press.

Sin embargo, Sánchez ha rechazado de plano reunirse con los grupos de la oposición, es decir, meterse en faena política y hacer algo que pueda incomodar al régimen castrista. Su actitud contradice las palabras que pronunció el pasado 24 de octubre, cuando, durante su comparecencia ante el Congreso, aseguró que no acudiría a La Habana «solo como vendedor» y que estaba «dispuesto a defender los Derechos Humanos» durante su periplo cubano. Unas declaraciones que, además, las Damas de Blanco, un grupo que lucha por la liberación de sus familiares encarcelados, tomaron al pie de la letra: en una carta pidieron al mandatario español que se reuniera con la oposición. No obstante, el presidente parece haber hecho caso omiso a la misiva.

Mientras tanto, en España, los cimientos del ministerio de Asuntos Exteriores se tambalean: el Gobierno protagoniza un contencioso con Reino Unido en el plano internacional por Gibraltar, en plenas negociaciones del Brexit. España exige que el artículo 184 del tratado de salida no pueda ser interpretado de modo que cualquier aspecto de las futuras relaciones de la Unión Europea con Gran Bretaña que afecte a la colonia de Gibraltar se decida sin la opinión del Gobierno español. De hecho, este viernes ha saltado la noticia de que Reino Unido ha ofrecido asumir el compromiso de interpretar el controvertido artículo.

Al final de la jornada de hoy se espera que Sánchez, en rueda de prensa, aclare algunos puntos de cómo siguen las negociaciones del Brexit.