La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, llora en un acto en 2011
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, llora en un acto en 2011 - ABEL MARTÍNEZ MIRANDA

Sánchez no es el único político que ha llorado en público en alguna ocasión

Algunos representantes no han podido contener la emoción y se les han escapado algunas lágrimas en público

MadridActualizado:

Pedro Sánchez no pudo contener las lágrimas el sábado al anunciar que renunciaba a su acta como diputado para no tener que elegir entre abstenerse ante la investidura de Mariano Rajoy o desobedecer las órdenes de su partido, que había adoptado por mayoría en el Comité Federal facilitar el gobierno del PP. En dos ocasiones, el ex secretario general del PSOE tuvo que interrumpir su discurso porque no podía aguantar el llanto al explicar «cuán dolorosa» era la decisión que había tomado. Sin embargo, Sánchez no es el único político que ha llorado alguna vez delante de los periodistas cuando ha tenido que anunciar algo.

Esperanza Aguirre, en su día, tampoco pudo contener las lágrimas al anunciar que dejaba la presidencia de la Comunidad de Madrid. La actual concejal del Ayuntamiento de Madrid dejó su cargo como presidenta por «acontecimientos personales» que, sumados a una enfermedad por la que había pasado, provocó su decisión. Sin embargo, no era la primera vez en la que Aguirre lloraba públicamente. En el año 1999 no pudo evitar llorar de emoción de emoción al ver a su compañero y actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tomar posesión de su cargo como ministro de Educación y Cultura.

Esperanza Aguirre llora en la toma de posesión de Rajoy como ministro de Educación
Esperanza Aguirre llora en la toma de posesión de Rajoy como ministro de Educación - JOSÉ MARÍA BARROSO

También compañeros de partido de Pedro Sánchez han derramado alguna lágrima que otra en alguna ocasión. El ex presidente del Congreso Patxi López, no fue capaz de evitar el llanto cuando en 2014 se despidió como secretario general del PSE ante el Comité del partido. Mientras sus compañeros le aplaudían, López tuvo que sacar un pañuelo para secar las lágrimas que le caían por la emoción.

Sin embargo, esta no fue la primera vez que López se puso a llorar en un acto público. En 2011, cuando era lendakari, se emocionó al recordar en un acto en San Sebastián los momentos que el País Vasco había vivido con el terrorismo de ETA. En este mismo acto estaba también Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces candidato a presidir el gobierno, que aunque pudo aguantar las lágrimas mejor que su compañero de partido, también se mostró muy conmocionado.

Patxi López en su despedida como secretario general del PSE
Patxi López en su despedida como secretario general del PSE - EFE

Un año antes, el por entonces ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Miguel Ángel Moratinos, también fue captado por las cámaras cuando derramaba alguna que otra lágrima. El motivo fue su relevo en el cargo, ya que fue sustituido por Trinidad Jiménez. Su actitud provocó que muchos compañeros de su partido se acercaran a él para consolarle, lo que provocó mayor expectación hacia las lágrimas del ex ministro.

Miguel Ángel Moratinos llora
Miguel Ángel Moratinos llora - EFE

Pero no solo Esperanza Aguirre está entre los populares que alguna vez han derramado alguna lágrima. También un presidente de la Comunidad de Madrid fue incapaz de evitar emocionarse en un acto público. Fue Alberto Ruiz-Gallardón, que en una presentación de un libro sobre Manuel Fraga, tuvo que interrumpirse a sí mismo con el silencio mientras decía: «Solamente me gustaría una cosa, y es que el día que yo me retirase de la política, mis hijos me pudieran mirar con la misma gratitud con la que yo miro a Manuel Fraga».

Alberto Ruiz-Gallardón en la presentación del libro sobre Manuel Fraga
Alberto Ruiz-Gallardón en la presentación del libro sobre Manuel Fraga - ÁNGEL DE ANTONIO

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, también rompió a llorar emocionada en un acto en 2011 en Talavera de la Reina (Toledo). En concreto, fue cuando la asociación «Mujeres para la Democracia» le entregó el premio «Melibea» —que se otorga a las mujeres que se distinguen por sus méritos personales o por la labor social que colectivamente realizan— y la homenajeó con un poema. La ex presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha se mostró muy emocionada y no pudo contener las lágrimas.

María Dolores de Cospedal recibe el premio «Melibea»
María Dolores de Cospedal recibe el premio «Melibea» - ABEL MARTÍNEZ MIRANDA