Sánchez Melgar, durante su toma de posesión en el Tribunal Supremo
Sánchez Melgar, durante su toma de posesión en el Tribunal Supremo - EFE

Sánchez Melgar toma posesión como fiscal general del Estado

La presidenta del Congreso, el ministro de Justicia y numerosos magistrados y fiscales asisten a la ceremonia

MadridActualizado:

Julián Sánchez Melgar ha tomado este martes posesión de su cargo como fiscal general del Estado en una ceremonia celebrada en el salón de actos del Tribunal Supremo y a la que han asistido la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el ministro de Justicia, Rafael Catalá; y numerosos magistrados y fiscales.

El fiscal de Sala del Tribunal Supremo Luis Navajas ha actuado como padrino del nuevo fiscal general, al igual que hizo con su predecesor, el fallecido José Manuel Maza, también magistrado de lo penal del Tribunal Supremo y de tendencia conservadora.

La ceremonia ha contado con la presencia del presidente del Supremo, Carlos Lesmes, así como de numerosos vocales del órgano de gobierno de los jueces que también lidera Lesmes, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Junto a ellos, miembros del Tribunal Constitucional, magistrados del Supremo, el ex fiscal del Estado Eduardo Torres Dulce o jueces de otras instancias han acompañado a Melgar en el día en que arranca su carrera como fiscal del Estado.

Julián Sánchez Melgar (Palencia, 1955) es un penalista conservador que formó parte de la Sala que admitió la querella por el procés independentista en Cataluña. De este modo, Melgar representa una línea continuista sobre el fallecido Maza.

El nuevo Fiscal General del Estado prometió ayer, lunes, su cargo ante el Rey después de haber recibido el visto bueno a su idoneidad para el puesto desde el Consejo General del Poder Judicial.

El pasado día 5, Melgar declaró en el Congreso, ante cuya Comisión de Justicia compareció, que el Ministerio Público «estará atento a declaraciones y actos» futuros en Cataluña, aunque «en ningún caso para criminalizar posiciones políticas», salvo «si incurren en conductas con trascendencia penal».