El periodista y colaborador de ABC, José Francisco Serrano Oceja, posa para la entrevista con este diario
El periodista y colaborador de ABC, José Francisco Serrano Oceja, posa para la entrevista con este diario - Isabel Permuy

«Sánchez está complicando el voto de los católicos al PSOE»

El periodista y colaborador de ABC, José Francisco Serrano Oceja, conversa con esta diario sobre su libro «A la caza del voto católico» apenas un mes antes del 28-A

MadridActualizado:

Nada menos que ocho millones de votos. Las elecciones están a la vuelta de la esquina y los votantes católicos representan un importante caladero electoral que, sin embargo, ningún partido sabe cómo aglutinar pese a sus claras demandas. El periodista, profesor universitario y colaborador de ABC, José Francisco Serrano Oceja, sirve el debate con su libro «A la caza del voto católico» apenas un mes antes del 28-A.

¿Cómo votan los católicos?

Lo único que es indiscutible es que existen católicos que votan. Hay prioridades de la conciencia cristiana que demandan respuesta y con este libro he pretendido relanzar el debate sobre el qué para hacer más fácil el cómo. Los católicos debemos convertirnos en un sujeto moral en la sociedad y, por ello, tenemos que demandar a los políticos algunas acciones que no estén solo destinadas a mantener privilegios, sino a contribuir al bien común.

¿Los políticos hoy piensan en ese bien común o solo en sus intereses?

No hay un único perfil entre los políticos. Asistimos a un cambio generacional en política y los votantes católicos invitamos a los políticos a que tengan en cuenta lo que dice el Papa: el ejercicio de la política es un ejercicio de la más alta caridad, un servicio.

El votante católico está presente, como expone, en todos los partidos, y tiene en mente muchos temas para decantar su voto, como el derecho a la vida o la familia, pero ningún partido aglutina todas esas demandas.

Los votantes católicos no somos votantes de un solo criterio. El votante católico realiza un ejercicio de libertad y conciencia y creo que hay que establecer una relación positiva con los partidos para que tengan en cuenta nuestras reivindicaciones. Un problema de la política española es la identificación del votante católico con los partidos de derechas. Las etiquetas en política ya han caducado. Además, en el nuevo panorama se deberían tener más en cuenta las demandas de los católicos que se sostienen en principios irrenunciables como la defensa de la vida, la dignidad de la persona, la libertad para escoger la opción educativa o la preocupación por los pobres, marginados, inmigrantes o excluidos.

«Un problema de la política española es la identificación del voto católico y la derecha»

Critica duramente al PSOE, especialmente durante la época de Zapatero. Pedro Sánchez ha dicho varias veces que se ve como un heredero de Zapatero. ¿Qué espera de él?

En la historia reciente del PSOE y su relación con la Iglesia católica ha habido un antes y un después con Zapatero, que quiso implantar una revolución antropológica, un modelo distinto y, evidentemente, Sánchez está siendo un discípulo aventajado al llevar hasta las últimas consecuencias esa revolución. Sánchez está complicando el voto de los católicos al PSOE.

Pablo Casado prometió una vuelta a las esencias al ser elegido presidente del PP. Tras unos meses en el cargo, ¿cree que hay un cambio en la relación entre el PP y el votante católico?

Casado está consiguiendo que el votante católico le vuelva a tener en cuenta; que el votante católico que se había desilusionado con las prioridades políticas del PP en otras épocas recupere la ilusión. Ojalá Casado no defraude esa ilusión que está despertando en estos sectores del PP.

«Ojalá Casado no defraude esa ilusión que despierta en sectores católicos del PP»

¿Y Vox? Muchos relacionan al partido de Santiago Abascal con el votante católico pero usted señala que en sus escritos fundacionales no hace mención a este asunto.

No considero que Vox sea un partido de extrema derecha, sino de un modelo conservador clásico. No se puede negar que tanto en las listas de Vox como entre sus votantes hay católicos. Vox no se esconde y no tiene complejos a la hora de hacer propuestas que, en cierta medida, coinciden con la doctrina que la Iglesia plantea. Pero tampoco se esconde al proponer otras medidas que entran en conflicto con esa doctrina. Pese a ello, es indiscutible que Vox está modificando el tablero del voto católico.

¿Echa en falta una voz más contundente de Iglesia a la hora de exponer sus principios en este clima político?

Desde las primeras elecciones democráticas, los obispos han hablado y han hecho públicas sus opiniones a los católicos a la hora de configurar el voto. Desde el principio dijeron que la Iglesia no deseaba el poder político, que no iba a entrar en eso. La Iglesia, en conformidad Concilio Vaticano II quería conceder a la autonomía de los laicos una serie de principios y desde hace unos años los obispos no han hecho públicas notas mostrando sus criterios. La norma se rompe con los obispos andaluces en las elecciones de 2018. Así que, si los obispos andaluces hicieron pública esa nota, ¿por qué el resto no hace lo mismo cuando se avecinan unas elecciones?