Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en la cumbre de la OTAN
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en la cumbre de la OTAN - REUTERS

Sánchez defiende que Puigdemont y el resto de acusados «sean juzgados por los tribunales españoles»

El presidente del Gobierno alude al 1-O como «los hechos que ocurrieron en el segundo semestre del año 2017»

Enviado especial a BruselasActualizado:

«Las resoluciones judiciales no se califican, se respetan. Eso es lo que hace este Gobierno». Con estas palabras ha reaccionado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la decisión de la Justicia alemana de extraditar al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, sólo por el delito de «malversación».

Sánchez, que hoy participó en la segunda y última jornada de la Cumbre de la OTAN en Bruselas, evitó de este modo pronunciarse sobre la pregunta si seguía viendo delito de rebelión en los hechos acaecidos en septiembre y octubre de 2017 en Cataluña.

El presidente del Gobierno sí quiso subrayar que «las personas involucradas en los hechos que ocurrieron en el segundo semestre de 2017 tienen que ser juzgadas por parte de los tribunales españoles y esto es lo que va a suceder». Aseguró que su Gobierno respetará las resoluciones judiciales sean en Bélgica, Alemania, España «o donde sea».

«Al poder ejecutivo lo que es del poder ejecutivo; y al poder judicial lo que es del poder judicial», reiteró Sánchez cuando fue repreguntado sobre la situación de los políticos presos por el intentar proclamar la independencia de Cataluña de modo unilateral.

Esta ha sido la primera rueda de prensa de Sánchez tras haberse reunido el pasado lunes con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra. Desde que es presidente del Gobierno sigue sin ofrecer este tipo de encuentros con los medios de comunicación en España. «El president Torra defiende la autodeterminación y nosotros el autogobierno», explicó.

«Empecemos a dialogar y sepamos hasta dónde podemos llegar», dijo Sánchez quien hoy parte a Madrid. A juicio del presidente, «dentro de la Constitución podemos encontrar caminos políticos para resolver la crisis política». Aunque advirtió que no es cuestión de días, semanas o cinco meses. Reclamó «diálogo» y «paciencia».