Pedro Sánchez, durante la reunión del Grupo Parlamentario Parlamentario Socialista - EFE

Sánchez defiende a Batet y Cruz, «catalanes al servicio de España y españoles al servicio de Cataluña»

El presidente en funciones propone ocho grandes acuerdos como hoja de ruta de la legislatura

MadridActualizado:

Como si fuera un primer día de colegio en un grupo de amigos que no han tenido que examinarse en septiembre, el grupo parlamentario socialistas ha celebrado hoy martes su primera reunión con la presencia del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Es la primera vez desde 2008 que los socialistas afrontan esta reunión habiendo aumentado su representación respecto a la anterior legislatura. De hecho, Sánchez era recibido con una ovación por diputados y senadores que llenaban el aforo de la sala Ernest Lluch, que se había acostumbrado en los últimos años a recibir estas reuniones con muchas sillas vacías.

El grupo parlamentario ha ratificado las propuestas para ocupar las Mesas de Congreso y Senado, así como las direcciones de los grupos parlamentarios de ambas cámaras. Todas las propuestas fueron aprobadas por aclamación. «Esta va a ser una legislatura fantástica, mucho mejor que la anterior», ha dicho Adriana Lastra, que ha explicado especialmente a los nuevos diputados el método para las votaciones de hoy que, como ha recordado después Pedro Sánchez, «van a ser bastante ajustadas». El presidente del Gobierno ha defendido la designación de Meritxell Batet y de Manuel Cruz para presidir el Congreso de los Diputados y el Senado, respectivamente. «Son catalanes al servicio de España y son españoles al servicio de Cataluña».

Sánchez se ha dirigido brevemente a su grupo parlamentario para defender que su acción de Gobierno se basará «en una enorme vocación de diálogo dentro de la Constitución con todas las fuerzas parlamentarias». El presidente ha presentado ante sus diputados la propuesta de ocho grandes acuerdos para «impulsar la agenda de progreso». El primero que ha destacado es el «nuevo pacto educativo y un pacto por la ciencia» como «uno de los principales consensos que queremos construir».

El segundo ha sido el mercado de trabajo, en el que Sánchez ha vuelto a apostar por una reformar del Estatuto de los Trabajadores. No ha mencionado, por contra, una derogación completa de la reforma laboral que hizo el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012. El tercer acuerdo que ha destacado es el de las pensiones, con la premisa de blindar su carácter público, revalorizarlas conforme al coste de la vida y garantizar su sostenibilidad financiera.

En cuarto lugar se ha referido a la transición ecológica y en quinto lugar a «un impulso en el pacto contra la violencia de género». El sexto pacto es el de los jóvenes, que ha centrado en «la recuperación de los niveles salariales». En séptimo lugar se ha referido a la consecución de nuevos derechos, destacando «el derecho a eutanasia y a la muerte digna».

Para el último lugar Sánchez ha dejado el pacto para «reforzar nuestro Estado autonómico», en el que ha destacado la defensa del estatuto de autonomía de Cataluña como marco de convivencia. Además de plantear reformas en el sistema de financiación autonómica y local.