José Luis Ábalos, Cristina Narbona y Pedro Sánchez durante la reunión con la Ejecutiva del PSOE - Efe | Vídeo: Ábalos critica a Iglesias por pretender nombrar ministros (EP)

Sánchez veta a Iglesias: «Es el principal escollo»

El PSOE pide a Podemos que abandone la idea de volver a intentarlo en septiembre y que no bloquee la investidura la semana que viene

MadridActualizado:

Nuevo giro en la narrativa de los socialistas a cuatro días del debate de investidura. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asegurado durante su reunión con el Comité Ejecutivo del PSOE que Pablo Iglesias sí le pidió durante su último encuentro una vicepresidencia social, los ministerios de Trabajo y Hacienda y llevar la comunicación de La Moncloa. Desde Podemos niegan la versión del candidato socialista e insisten en que el propio Sánchez aseguró en una entrevista hace unos días que esa demanda no existió.

Sánchez ha revelado «las supuestas demandas de Podemos» durante una reunión con su Ejecutiva para fijar los últimos pasos en las negociaciones y para dar las últimas pinceladas al discurso que defenderá el próximo lunes, según han informado fuentes socialistas a Servimedia.

Durante una entrevista en la Sexta, con circunloquios, el presidente del Gobierno en funciones ha ratificado lo trasladado por los socialistas: «A mi no me gusta airear lo que son conversaciones privadas. Tampoco me gusta que se conozcan las conversaciones que tengo en la Ejecutiva, pero las conversaciones que he tenido con Iglesias estas semanas han sido fundamentalmente sobre cargos», ha sugerido el candidato socialista.

Tras la última cita entre el líder socialista y el secretario general de Podemos, el pasado día nueve, fuentes de Ferraz filtraron que las negociaciones entre Sánchez e Iglesias saltaron por los aires cuando los morados supeditaron una vicepresidencia a su voto a favor en la investidura. Curiosamente, durante una entrevista en cadena Ser este lunes Sánchez lo negó: «No, no me ha pedido nunca eso, no me lo ha explicitado de esa manera».

Preguntado por qué no dijo lo mismo en la última entrevista, Sánchez ha asegurado que quería ser «respetuoso» y «no reproducir las conversaciones con Podemos». En Podemos niegan tajantemente las presuntas exigencias –«No hemos hablado de cargos»– y se remiten a las últimas declaraciones del candidato donde él también lo desmintió.

Las reacciones de Podemos

Sin reacciones oficiales, las únicas palabras de respuesta fueron las del secretario de Acción de Gobierno, Pablo Echenique, y la de la portavoz en el Congreso, Irene Montero. «Es obvio que vetar a Pablo Iglesias es vetarnos a todos. Es vetar a Unidas Podemos, a todos sus dirigentes y a sus 3,7 millones de votantes. Igual que vetar a Pedro Sánchez sería exactamente lo mismo que vetar al PSOE», ha denunciado Echenique.

«El presidente del Gobierno ha llegado a decir que Pablo Iglesias no defiende la democracia. No todo vale, y menos entre fuerzas políticas que aspiran a gobernar juntas y por tanto, a respetarse y entenderse», ha dicho por su parte Montero, que considera que «Sanchez debe rectificar».

A todas luces Sánchez ha dado un portazo en la cara a Podemos y ha cerrado todas las puertas para que el secretario general morado entre en el Consejo de Ministros: «Iglesias es el principal escollo, no se dan las condiciones para que sea miembro del Gobierno», ha subrayado. El presidente en funciones ha insistido en que la única oferta a Podemos será que Iglesias proponga personas cualificadas e independientes de reconocido prestigio y que la siguen manteniendo.

«Que no obstaculicen»

Tras la reunión de la ejecutiva socialista, ha comparecido en rueda de prensa desde Ferraz el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que preguntado sobre si son ciertas esas demandas de Iglesias no lo ha rechazado pero sí ha preferido mantener la prudencia: «No me compete hablar del contenido de esas reuniones», expresó el número tres del partido.

Ábalos ha pedido a Podemos que «no obstaculice la viabilidad de la investidura» los próximos días 22, 23 y 25 durante las sesiones en el Congreso. «No hay ninguna garantía de que unas hipotéticas negociaciones en septiembre resolverían esta situación», ha expresado el secretario de Organización, en referencia a esa segunda oportunidad que Podemos quiere buscar dentro dos meses para intentar que el PSOE ceda ante un Gobierno de coalición. «Permitir una investidura fallida pensando en septiembre es un error», ha añadido.

Los dirigentes de Podemos han pedido durante estos días a Sánchez que dijera claramente cuáles son las razones por las que no quiere a Iglesias en el Gobierno. El líder socialista ha explicado que el Ejecutivo «no funcionaría por las discrepancias de fondo en materias de Estado» y porque no se fía de la «lealtad» del partido morado. «La sentencia del procés sacará a la luz las divergencias que tienen PSOE y Podemos. He escuchado a Iglesias defender que hay presos políticos. Yo necesito un gobierno con un vicepresidente que defienda que aquí no se persigue a nadie por sus ideas».