Salgado y Chaves chocan por el dinero

Salgado y Chaves chocan por el dinero

Malestar en Economía por la reunión que mantuvo Chaves con la FEMP en la que se habló de financiación local _ El Gobierno reconoce que no queda dinero tras pactar el modelo autonómico

PALOMA CERVILLA | MADRID
Actualizado:

Desde que vino de Andalucía, al vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, le crecen los enanos en lo que se refiere a su gestión al frente de un departamento ministerial prácticamente sin contenido alguno.

Después de que su papel en la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica quedara reducido a una gira por las comunidades autónomas para escenificar que se negociaba con todas, en el caso de la financiación local no jugará ni siquiera ese papel secundario. Sencillamente, porque, de momento, no habrá más liquidez para los ayuntamientos, como así lo han reconocido ABC fuentes gubernamentales. Y no habrá nuevo modelo para intentar solucionar la asfixia municipal porque no hay dinero. Los más de 11.000 millones que el Gobierno de Zapatero destinará a la financiación autonómica ha dejado sin más margen de deuda al Ejecutivo socialista.

Amagar y no dar trigo

A pesar de la evidencia, parece que desde el Ministerio de Economía se quería jugar al gato y al ratón con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que preside el alcalde socialista de Getafe, Pedro Castro, al que manejan a su gusto para mantener vivo un debate que es irreal; así como con el Partido Popular. Ese querer amagar y no dar trigo, para no abrir en canal el debate de la financiación local, con la consiguiente presión de la opinión pública, es quizás la causa del malestar que existe en el Ministerio de Economía por la reunión que mantuvo Manuel Chaves el pasado martes con los portavoces de la FEMP.

Aunque el objetivo de esta reunión no era para hablar de financiación local, sino la firma de un convenio entre el Ministerio de Política Territorial y la Federación de Municipios, lo cierto es que se terminó hablando de lo que preocupa de verdad a los ayuntamientos: la falta de dinero para financiar los servicios que presta. Y eso es precisamente lo que ha causado resquemor en el Ministerio de Economía, que se hable de un tema, que es de su competencia, y de que no se le informe de la reunión.

Aún más, según ha podido saber ABC, fuentes del Ministerio de Economía llegaron a ponerse en contacto con algunas de las formaciones políticas presentes en la reunión para recabar información sobre el contenido de la misma.

Pero no ha sido éste el único punto de fricción entre ambos ministerios, sino que las fuentes consultadas apuntan a que el hecho de que Chaves anunciara oficialmente que no habrá financiación hasta 2011, podría haber caído como un jarro de agua fría en el Ministerio, al poner ya todas las cartas sobre la mesa.

A Chaves parece que se le tuerce la negociación de la financiación local cuando es el único ministro que puede jugar un papel clave en la reincorporación del PP a la negociación, después de que el presidente de la FEMP, Pedro Castro, decidiera expulsarlo. De hecho, el vicepresidente está tendiendo puentes con los populares, ya que es consciente de que sin el concurso del PP no puede haber acuerdo. Como primer paso hacia el consenso, en la reunión del martes convocó a los portavoces de la FEMP, dando la espalda a la comisión de Castro.

El reconocimiento de que, de momento, no habrá financiación local, ha provocado un gran malestar tanto en el PP como en IU. El PP ya ha anunciado que, en el mes de septiembre, podría convocar una gran protesta de sus alcaldes. Por su parte, IU anuncia una gran «ofensiva institucional» para que los municipios «no se queden tirados hasta 2011». Esta coalición recuerda que Zapatero se comprometió en su investidura a negociar juntas las financiaciones local y autonómica.

Pero si el tema de la financiación local se le ha atascado a Pedro Castro, la situación interna de la FEMP es un colapso del que difícilmente puede salir. Hoy martes se celebrarán dos reuniones de la Comisión Ejecutiva de la FEMP, que son claves para su futuro. Hacía tiempo que no existía tanta expectación interna. La polémica sobre la ocultación, por parte de la dirección, de los complementos que cobran los altos cargos, como así lo ha desvelado ABC, centrarán las dos reuniones.

La primera tendrá carácter extraordinario y se abordará el cese del secretario general, Gabriel Álvarez, por oponerse a algunas de las controvertidas decisiones adoptadas por Castro. Álvarez consideró «una barbaridad» la expulsión del PP de la comisión bilateral que negociaba la financiación local. Además, era el responsable de personal, el talón de Aquiles de la gestión de Castro.

El PP no irá a la FEMP

La segunda reunión tendrá carácter ordinario y en ella se espera que, dentro del informe del presidente, éste dé cuenta de los complementos, como así se comprometió tras la reunión que mantuvo con Chaves. Además, en el orden del día figura el recurso interno del PP contra su expulsión de la comisión bilateral, pero sus miembros no estarán.