Vista del hemiciclo del Parlamento catalán
Vista del hemiciclo del Parlamento catalán - Efe
Política

El salario mínimo de un diputado raso en el «Parlament»: 59.000 euros al año

Al sueldo se le añaden entre 1.500 y 2.200 euros al mes de forma fija, para «gastos de viaje», aunque no viajen

Actualizado:

Ser diputado regional en Cataluña no solo resulta mucho más rentable que ocupar un escaño en el Congreso, sino que -en muchos casos- también sale más a cuenta que ser presidente o ministro del Gobierno de España. Las retribuciones mínimas garantizadas para un diputado raso en el «Parlament» rondan los 60.000 euros al año. Pero esa cifra escala peldaños si el diputado va sumando cargos dentro de la Cámara. Si es presidente del «Parlament» puede cobrar hasta 157.261 euros anuales.

En el cómputo salarial de los diputados catalanes el sueldo propiamente dicho solo es una parte de la retribución que perciben. Y es que al salario se le añade un complemento fijo por kilometraje que en sí mismo es otro sueldo: oscila entre los 1.500 y los 2.200 euros mensuales, dependiendo de la distancia que haya entre el «Parlament» y la localidad en la que cada diputado tenga declarada su residencia.

Como mínimo, a todo diputado catalán se le garantiza este 2018 un complemento por kilometraje de 18.629 euros anuales. Aunque viva en Barcelona; aunque tenga su residencia al lado del Parlamento catalán. Además, esas «indemnizaciones por gastos de viaje» se cobran de forma fija, sin necesidad de detallar los desplazamientos realizados.

Un diputado raso, sin ningún puesto interno de responsabilidad en el «Parlament», tiene reconocido un sueldo de 40.21,98 euros anuales. Al sumarle la «indemnización por gastos de viaje», las percepciones totales se elevan a entre 58.831 y 66.424 euros, según dónde tenga declarada su residencia.

Pero una gran parte de los diputados regionales de Cataluña no son diputados rasos. Hay una larga lista de cargos internos que van sumando sueldo añadido. Basta con ejercer de portavoz en una comisión parlamentaria para garantizarse unos ingresos que pueden superar los de un ministro. Y mucho más a poco que se vaya ascendiendo en el escalafón del «Parlament».

Un ministro tiene un sueldo de 70.368 euros, y de 78.976 euros el presidente del Gobierno español. Ambas cifras son un salario mediano en el hemiciclo catalán.

Por ejemplo, en el «Parlament» hay tres tipos de portavocía de grupo parlamentario. La de menos categoría sale por entre 77.678 y 85.271 euros anuales -59.049 euros de sueldo, más el complemento por kilometraje-; la portavocía de primera, por entre 97.000 y 105.000 euros -complemento de «gastos de viaje» incluido-. Los presidentes de los grupos parlamentarios cobran más, 80.603 euros de sueldo, más los complementos salariales por kilometraje, lo que puede elevar la cifra total hasta los 106.825 euros.

Los miembros de la Mesa del «Parlament» se garantizan los máximos sueldos del escalafón. En la cima, el cargo de presidente, que puede alcanzar los 157.261 euros anuales: 131.039 euros de sueldo propiamente dicho, más los complementos fijos por kilometraje a los que tiene derecho todo parlamentario catalán y que, como se ha indicado, son de entre 18.629 y 26.222 euros anuales.