Sáenz de Santamaría dice que pagó 200 millones de fondos reservados a ETA como rescate para liberar a Rupérez

MADRID. ABC
Actualizado:

El general retirado y ex director general de la Guardia Civil José Antonio Sáenz de Santamaría, que ocupó cargos en el Ministerio de Interior durante los gobiernos de UCD y PSOE, aseguró ayer en el juicio de los fondos reservados que, durante la etapa de Gobierno de Adolfo Suárez, se utilizaron 200 millones de pesetas de los fondos para pagar a ETA el rescate del diplomático y político del PP Javier Rupérez. Además, aseguró que disponía de 1.000 millones de pesetas para gastos sin justificar relacionados con la lucha antiterrorista, informa Otr.

El ex militar, que declaró como testigo de la defensa de Rafael Vera, precisó que él dispuso de los mencionados fondos reservados en 1980, cuando dirigió la Delegación Especial de Seguridad para las tres provincias vascas. Así, explicó que con este dinero se pagaron actos electorales de UCD en el País Vasco y se pagó el rescate de Rupérez a instancias de Adolfo Suárez.

Fue el presidente quien nombró a Sáenz de Santamaría en dicho puesto en 1980 a raíz del atentado de ETA a un convoy que trasladaba armamento en Bilbao. Su misión era «pacificar las provincias vascas» con vistas a las primeras elecciones autonómicas.

Con este fin, se le dieron poderes sobre la Guardia Civil, la Policía Nacional y el Cuerpo Superior de Policía y el vicepresidente, Fernando Abril Martorell, le comunicó personalmente que podría utilizar los fondos reservados a su «leal saber y entender».

En relación con el uso de fondos reservados durante la etapa en el Gobierno socialista, afirmó que nunca obtuvo sobresueldos ni gratificación alguna y que jamás oyó que otros altos cargos de Interior los cobraran.

Entre otros testigos, ayer compareció también el ex subdirector general de la Policía Pedro García Juarranz, quien negó haber cobrado sobresueldos y testificó que él pago con fondos reservados a fiscales de la Audiencia Nacional por las clases que impartían a miembros de la Policía.

Precisó que se pagaban 60.000 pesetas por clase a los fiscales Eduardo Fungairiño, Jesús Santos, Pedro Rubira e Ignacio Gordillo, aunque él entregaba un total de 240.000 pesetas a Gordillo para que éste lo distribuyera. Añadió que el dinero se lo daba Juan de Justo por orden del ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera.