Gilbert Saboya, ministro de Economía de Andorra
Gilbert Saboya, ministro de Economía de Andorra - EFE
ENTREVISTA ABC

Saboya: «La solución a la crisis catalana pasa por el diálogo dentro del marco constitucional»

El ministro de Economía de Andorra, país que ha dejado de ser un paraíso fiscal, apela a la «estabilidad». Hace autocrítica con el pasado y aborda la crisis de la BPA y las cuentas de los Pujol Ferrusola

Andorra La VellaActualizado:

La banca andorrana ha celebrado su primera cumbre, el Andorran Financial Summit, para presentar al mundo el nuevo sistema bancario del Principado. El país pirenaico ya no es un paraíso fiscal. El próximo año, coincidiendo con las campañas de la Renta, compartirá con 41 países, entre ellos España, la información de todas las cuentas y depósitos existentes en sus bancos desde el 1 de enero de 2017. Es decir, que no habrá diferencia, a efectos fiscales, entre tener el dinero en Andorra o en Logroño. Derogado el secreto bancario y tipificado el delito fiscal, Gilbert Saboya, ministro de Economía del Gobierno andorrano, recibe a ABC. La crisis catalana, comunidad a la que el país pirenaico está muy vinculado, marca el eje de la entrevista.

¿La inestabilidad en Cataluña favorece el traslado de fondos a Andorra?

En la vida no hay que ser cortoplacista. Hemos sabido dotarnos de elementos de competitividad que no dependan de que a nuestro entorno le vaya mal. No tengo datos de los bancos de las últimas semanas, pero cualquier dinero que llegue lo tiene que hacer ahora de forma transparente (la patronal del sector, Andorran Banking, ha registrado un incremento en sus fondos gestionados del 1,5% durante los primeros nueve meses de 2017 que «se ha mantenido» en las últimas semanas).

¿Les preocupa una Cataluña independiente?

Deseamos que nuestro entorno sea estable y es obvio que nos preocupa. Hay una correlación importante en la evolución del PIB de Andorra con nuestro entorno. Siempre hemos confiado en la capacidad de un diálogo dentro del marco constitucional español. Lo vemos como un tema absolutamente interno del Estado Español y creemos que pueden encontrar una solución.

¿Cree que una Cataluña independiente sería económicamente viable teniendo en cuenta su salida de la UE?

Las autoridades comunitarias han sido muy claras al respecto, oralmente y por escrito, y poco puedo aportar.

La entidad Banca Privada de Andorra (BPA) blanqueó presuntamente millones de euros del crimen organizado. ¿Fallaron los controles?

Lo que sugieren las informaciones aparecidas es que una parte pequeña de los organigramas de dirección tenía unos mecanismos que no permitían que el resto de la institución conociera algunas actividades. Por eso fallaron los mecanismos.

¿Había un «banco B»?

Eso parece. En todo caso, lo relevante ha sido la reacción de todas las autoridades cuando colapsó una entidad con el 16 por ciento de la cuota de mercado de Andorra y fuimos capaces de encontrar una salida.

BPA admitió como cliente a la familia Pujol cuando Andbank (entonces Banca Reig) los expulsó. ¿Había distintos criterios?

Hemos de ponernos en el marco regulatorio de entonces. El delito fiscal ha sido introducido muy recientemente, por lo que los criterios de las entidades eran propios. Cada una tenía la responsabilidad de asumir lo que esto conllevaba. Pero hemos dejado atrás esa etapa, los tiempos en los que éramos un paraíso fiscal. Hay que ser valiente a la hora de hacer autocrítica. Hemos escogido el mejor camino.

Descartado quien buscaba opacidad, ¿qué ofrece ahora Andorra?

Las capacidades profesionales de una banca histórica en gestión de patrimonios y fortuna, un «know how», y esto no es tan fácil de encontrar. También el consejo, la asesoría que da la profesionalidad, y los ratios de solvencia y liquidez de los bancos, un sector que supone el 20 por ciento de nuestro PIB. A eso hay que añadir nuestra cultura plurilingüe y un entorno natural y de sostenibilidad.