«A mí, Sabino, que los arrollo»

Ni Iglesias ha desistido de ser ministro, ni Sánchez lo nombrará. El veto mutuo persiste

Manuel Marín
MadridActualizado:

Podemos está aflojando y muestra síntomas de debilidad casi enternecedores. Su última trampa a Pedro Sánchez consiste en imponerle que Bildu, ERC, el PdeCat o el PNV sean quienes decidan quién compone el Consejo de Ministros de su propio Gobierno. Si esos partidos respaldasen la investidura, habrán bendecido también un «gobierno de coalición» con Iglesias sentado en La Moncloa. Y si no la avalan, él se retirará humilde y sumisamente al entender que no cuenta con la confianza del Congreso. Iglesias vive en una realidad virtual en la que parece que sea él quien debe someterse a una investidura. Es lógico que el PSOE no salga de su asombro porque Iglesias está usurpando a Sánchez su guión de

Manuel MarínManuel MarínAdjunto al DirectorManuel Marín