Imagen de archivo de Pablo Iglesias durante Vistalegre II
Imagen de archivo de Pablo Iglesias durante Vistalegre II - ISABEL PERMUY

Lo que se sabe de la polémica del gesto supuestamente machista de Pablo Iglesias a Irene Montero

Las imágenes del vídeo fueron tomadas durante el cónclave de Vistalegre II. Muchos censuran la actitud del líder de Podemos mientras que otros señalan que es la propia Montero quien tapa primero su boca tras decir algo fuera de lugar

MadridActualizado:

Esta semana Pablo Iglesias e Irene Montero han sido protagonistas de una nueva polémica en la Red. Esta vez la causa no ha sido ninguna de sus declaraciones o decisiones políticas, sino un vídeo, que se ha hecho viral, en el que se puede ver a los dos políticos en una aparente disputa.

Las cámaras captaron un intercambio de la pareja en el que se puede ver algo parecido a una discusión y el malestar de los dos. En un momento, se puede ver cómo Montero dice algo a Iglesias y se echa la mano en la boca. Un gesto y unas palabras a las que Pablo Iglesias chistándole, como increpándole para que no continuase hablando, y tapándole la boca con la mano.

Las imágenes fueron tomadas durante un mitin de Podemos en el marco de Vistalegre II, el cónclave de la formación celebrado en febrero de 2017 en el que Iglesias se impuso a Íñigo Errejón en la lucha por el liderazgo del partido. Esas semanas, Podemos estaba inmerso en una tormenta interna de reproches, roturas y escisiones entre sus líderes.

Esta escena ha causado un debate en las redes sociales entre aquellos que ven la actitud de Iglesias como algo criticable e incluso machista. Sobre todo por el hecho de que Podemos (y sus miembros) se autodenomina un partido feminista. Otros, en cambio, destacan el hecho de que es Montero quien tapa su boca, después de haber pronunciado el insulto «gilipollas» y señalan que la reacción del líder de la formación sería un intento de evitar que los medios de comunicación captasen el intercambio. Incluso, deslizan que puede haber sido manipulada la forma en la que se ha difundido el vídeo.

Por el momento, y aunque la escena ha sido censurada por algunos miembros de Vox como la diputada Carla Toscano, ninguno de sus protagonistas, así como nadie de Podemos, ha valorado la polémica.

Quien si ha utilizado el vídeo para arremeter contra Ciudadanos, Vox y PP ha sido el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián, que censuró el uso del vídeo, en su opinión «sacado de contexto» por aquellos que «aplaudieron que la Junta de Andalucía de PP, C’s y VOX recortara salvajemente en políticas por la igualdad de género y contra la violencia machista». Un comentario que generó múltiples respuestas y críticas al político catalán.