¿Qué sabe Conrado?

¿Qué sabe Conrado?

L.M.G | MADRID
Actualizado:

A mediados de febrero el ingeniero cubano Conrado Hernández, enlace del departamento vasco de Industria en La Habana, iba a viajar a Bilbao para una reunión comercial a la que nunca llegó. Justo antes de tomar el vuelo que lo llevaría a España fue detenido por las autoridades castristas en el aeropuerto en compañía de su mujer. Las alarmas saltaron en la sede de la Sociedad para la Promoción y la Reconversión Industrial (SPRI) en la capital vizcaína por la ausencia de su delegado en Cuba. El gobierno autonómico, encabezado aún por Juan José Ibarretxe, inició su búsqueda y sólo pudieron confirmar que se encontraba «arrestado».

Esta semana, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, reconocía el «relevo» de agentes españoles del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en la isla, sin dar muchos más detalles. Otras fuentes hablaban del malestar que sus actividades han provocado en el régimen cubano. Y de nuevo, aparecía el nombre de Conrado en el centro mismo del tinglado.

Amigo íntimo de Carlos Lage

Conrado Hernández, de 60 años y descendiente de vascos, era desde 1998 responsable de la delegación en La Habana de la SPRI, un organismo dependiente del gobierno vasco presente en una treintena de países que promociona y abre nuevos mercados a las empresas de la región. Este ingeniero industrial, casado con una médico y con hijos -al parecer una de sus hijas estudia becada en España, motivo por el que lo acompañaba su esposa en el viaje a nuestro país-, era íntimo amigo de Carlos Lage, ex primer ministro cubano, con el que coindidió en la escuela. Esta estrecha relación con Lage ha servido para facilitar los contactos del gobierno y empresariado vasco con las autoridades de la isla.

Siempre estuvo vinculado al régimen totalitario de los hermanos Castro. Antes de trabajar para la SPRI, Hernández desempeñó diversas funciones en varios ministerios cubanos y en el mítico hotel Habana Libre. Hernández era el hombre idóneo para los intereses vascos: tenía la experiencia en la burocratizada economía cubana y, sobre todo, tenía los contactos.

Cuba es el tercer polo de atracción de las exportaciones vascas en Iberoamérica, por detrás de México y Brasil. En los últimos 10 años, la SPRI ha gestionado más de 100 proyectos empresariales, y son unas 40 las compañías que operan permanentemente en Cuba.

Carlos Lage y Felipe Calderón, ex ministro de Asuntos Exteriores y ex secretario personal de Fidel Castro, respectivamente, eran habituales en las fiestas que Hernández organizaba en su finca de Matanzas, a 100 kilómetros de la capital cubana

A principios de marzo, dos semanas después de su detención, Raúl Castro destituyó a los hasta entonces hombres fuertes del régimen comunista, considerados los sucesores naturales de la envejecida cúpula gobernante: Lage y Roque.

Fidel Castro tachó de «indignos» a los que habían sido colaboradores de su absoluta confianza, que se habían dejado seducir por «las mieles del poder» según el dictador. Y otra vez Conrado Hernández aparecía en medio de informaciones y rumores. Los analistas se apresuraron en relacionar la caída de los políticos cubanos con su retención. La historia se complicaba.

Según «The New York Times», en las reuniones que Conrado organizaba en Matanzas, había algo más que fichas de dominó y tragos de dulce ron. Todo lo que allí se decía era grabado por el anfitrión, incluidas las duras críticas y mofas que Lage y Roque hacían del régimen y sus patrones, los hermanos Castro. El diario estadounidense, basándose en fuentes de la administración cubana, afirma que Hernández pasaba esas cintas a funcionarios del CNI, algo que España ha desmentido.

Registro en su oficina

Se desconoce cuáles son los cargos contra el delegado vasco en Cuba. Después de su arresto, la Policía cubana irrumpió en la oficina de la SPRI en La Habana e incautó documentos, el disco duro de un ordenador y las supuestas grabaciones. A las sospechas de espionaje que recaen sobre él, se suman, según «El Correo», las pesquisas encaminadas a demostrar un supuesto cobro de comisiones, a juzgar por los movimientos de dinero registrados por Hernández. Los rumores de corrupción que acompañaron la expulsión de Lage y Roque planean también sobre Conrado Hernández.

Conrado Hernández defendía los intereses de las empresas vascas en Cuba _ Fue arrestado por la policía castrista en febrero, y desde entonces su nombre aparece vinculado a la caída de poderosos ministros o la salida de agentes del CNI de la Isla