Rubalcaba crea una Brigada para expulsar a delincuentes extranjeros

Actualizado:

M. CALLEJA

MADRID. «España es un país seguro. Diré más: comparativamente muy seguro». Así de optimista se mostró el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, durante su comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso. Para contribuir a esa seguridad, Camacho anunció la creación de una Brigada de Expulsiones de Delincuentes Extranjeros (Bedex), que tendrá como objetivo «contribuir a la disminución de la alarma social que provocan hechos delictivos violentos llevados a cabo por delincuentes extranjeros». El «número dos» de Alfredo Pérez Rubalcaba se refirió en concreto a los integrantes de delincuencia organizada, terroristas o protagonistas de delitos de violencia de género.

Esta unidad policial dirigirá sus esfuerzos a las repatriaciones «cualificadas», es decir, las de aquellos individuos que dada su condición de multirreincidentes o de agresividad en la comisión de delitos tienen un efecto negativo para la seguridad del resto de ciudadanos que residen en España.

La Bedex comenzará su andadura este otoño, dentro de la Comisaría de Extranjería y Fronteras, según explicó el secretario de Estado de Seguridad, quien añadió que el Gobierno lo está haciendo «razonablemente bien» en materia de seguridad ciudadana. Camacho avanzó los datos provisionales de criminalidad de 2007, que ha descendido un 3,8 por ciento. Lo que significa que se ha pasado de una tasa de criminalidad de 52,1 en 2002 (infracciones penales por mil habitantes) a 47,5 en 2007.

El portavoz de Interior del Grupo Popular, Ignacio Cosidó, criticó el exceso de «optimismo» que, a su juicio, dejó ver el secretario de Estado.