Roca conserva aún documentación sensible sobre políticos y empresarios

El ex asesor de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella Juan Antonio Roca, encarcelado desde hace 16 meses por la trama de corrupción marbellí, conserva documentación comprometida en la que aparecen

J. M. CAMACHO. MÁLAGA.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El ex asesor de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella Juan Antonio Roca, encarcelado desde hace 16 meses por la trama de corrupción marbellí, conserva documentación comprometida en la que aparecen los nombres de más políticos y empresarios. Antes de ser detenido por la Policía, el cerebro de la trama, hizo una limpieza en Maras Asesores, la empresa donde aparecieron los datos relacionados con los sobornos a los constructores y el pago a políticos y funcionarios corruptos.

En el sumario, cuyo secreto ha sido levantado ahora por el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, Miguel Ángel Torres, se revela que el cerebro de la «Malaya»se llevó documentación de Maras Asesores. La persona de confianza de Roca que declaró este extremo no aporta más datos. Fuentes de la investigación señalaron que estas anotaciones de Roca estarían relacionadas con el gremio del sector empresarial y más políticos, que se sumarían a la ya amplia nómina de detenidos.

El hombre de confianza de Roca asegura también que la abogada Monserrat Corulla, una de las principales testaferros del jefe de la trama, fue la jefa de Maras Asesores, a pesar de que al menos de forma oficial no tenía ninguna función en esa sociedad. El contable de Maras Asesores, Salvador Gardoqui, señaló que Corulla llegó a la sociedad -la que repartió comisiones a los concejales de Marbella- de la mano de Óscar Benavente.

El contable explicó al magistrado que cuando comenzó a trabajar con Roca, éste le dijo que tenía que ser discreto y que no le relacionara con Maras, donde la Policía descubrió su contabilidad secreta. Las anotaciones de Roca sobre sus operaciones permitieron al juez destapar una amplia red de corrupción en la que están inmersos, entre otros, empresarios, políticos y abogados.

Por otra parte, el alcalde de Estepona, el socialista Antonio Barrientos, negó estar vinculado con el «caso Malaya» y haber dado «trato de favor» al ex asesor urbanístico de Marbella. Barrientos, en declaraciones a ABC, afirmó que él siempre ha luchado contra la corrupción. También afirmó que no conoce ni ha hablado nunca con Roca, aunque no desmintió que su coordinador de Urbanismo, Pedro López, llegase a algún tipo de acuerdo con el ex asesor urbanístico. «No tengo nada que ver con este asunto, ya que los convenios que se firman son transparentes y pulcros. Si la Policía tiene datos que revelen irregularidades en el municipio debe llamar a los responsables y el juez pedir responsabilidades».

Barrientos recordó que el entorno gilista en Estepona se ha querellado contra él por decir que llamarles «ladrones» y señaló que el Consistorio esteponero no firma ningún convenio desde hace nueve meses.

Asimismo, añadió que su grupo presentó ante la Fiscalía y el Juzgado una serie de documentos sobre presuntas irregularidades urbanísticas del gilismo que están siendo actualmente investigadas.

En el informe remitido al juez figuran las llamadas del coordinador de Urbanismo de Estepona y contactos con el jefe de la trama y con el testaferro Benavente. También, la mediación y asesoramiento de Pedro López, que ejerce la máxima responsabilidad como coordinador de Urbanismo y quien depende del alcalde. Según la Policía, fue López quien medió en los convenios con el entorno de Roca, pero Barrientos «pudo tener conocimiento de las irregularidades».