La ministra de Defensa Margarita Robles durante la sesión de control en el Congreso
La ministra de Defensa Margarita Robles durante la sesión de control en el Congreso - Jaime García

Robles incentivará que más mujeres se unan a las Fuerzas Armadas

La ministra de Defensa se estrena en el Congreso con «voluntad de diálogo y consenso» para su cartera

Actualizado:

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha comparecido este miércoles en su primera Comisión de Defensa con «voluntad de diálogo y consenso, con prudencia y responsabilidad».

Haciéndose eco de una de sus grandes ideas repetidas hasta ahora, Robles se refirió a Defensa como «un Ministerio de Estado» y con unas Fuerzas Armadas «que trabajan por la paz y la libertad en el mundo, como se recoge en el artículo 1 de la Carta de Naciones Unidas».

Robles aludió a la necesidad de adaptar la Estrategia militar y la necesidad de «potenciar las capacidades militares, renovando el equipamiento necesario y garantizando en suma la disponibilidad y adecuación de las Fuerzas Armadas para actuar tanto en el ámbito de las misiones militares como en apoyo de la acción del Estado».

La ministra de Defensa advirtió que «el diseño de las capacidades debe responder al cumplimiento de la misión de la Defensa en todos sus ejes: disuasión, inteligencia, alistamiento, capacidad de proyección, potencia de combate, influencia, resiliencia militar y contribución a la sociedad en casos de emergencia, catástrofe y grave riesgo».

Sobre la vuelta del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ala estructura del Ministerio de Defensa, Robles defendió que se hace «de forma natural, homogénea y sin generar disfunciones, conforme a la actual concepción amplia de la seguridad y la defensa que permite afrontar los riesgos y amenazas desde un punto de vista integral, transversal y con iniciativa».

Los objetivos

Entre los objetivos de su Ministerio situó potenciar la diplomacia de defensa, impulsar la Europa de la Defensa y contribuir a la lucha contra el terrorismo internacional, haciendo mención a organizaciones yihadistas como Boko Haram, Daesh o Al Qaida: «Este nuevo modelo de terrorismo nos obliga a combatirlo tanto policial como militarmente.

Si no se efectúa presión desde ambos frentes el terrorismo encontrará mayor libertad de planeamiento y de preparación logística y conseguirá capacidad de coordinación y ejecución de atentados especialmente devastadores, como sucedió en Nueva York, Madrid o Londres».

Volvió a pedir consenso y «evitar la adopción de posiciones partidistas o coyunturales» para desarrollar políticas de personal.

Más mujeres

También apostará su departamento por la formación dentro de las Fuerzas Armadas y las políticas de igualdad efectivas: «Hoy día las mujeres representan el 12 % de los efectivos de las Fuerzas Armadas. Un porcentaje que, si bien es superior al existente en las Fuerzas Armadas de otros países, se encuentra estancado desde hace más de diez años y se antoja insuficiente».

«No podemos aceptar que sólo el 12% de los militares sean mujeres», subrayó. Por ello, una de las líneas de actuación de su Ministerio será, según anunció, «una apuesta decidida por incentivar la participación de las mujeres en las Fuerzas Armadas. Hay que lograr que las Fuerzas Armadas sean una profesión atractiva para las mujeres y promocionar activamente la importante labor y el buen hacer que desempeñan las mujeres militares en su día a día».