Roban en el restaurante donde el juez decano y los alcaldes debatían sobre la inseguridad en la sierra

El 15 de marzo está prevista una «concentración sonora» en Cabanillas de la Sierra para protestar por la inseguridad y la violencia en las zonas serranas de Madrid

Actualizado:

MARÍA ISABEL SERRANO

MADRID. A los ladrones que se han hecho fuertes en la sierra madrileña ya no les para nada. ABC ha podido saber que, el pasado miércoles, varios delincuentes robaron la caja -entre 300 y 500 euros- del restaurante «Los Nuevos Hornos», en Pedrezuela, mientras en uno de los salones contiguos comían diversos alcaldes de la zona y el decano de los jueces de Madrid, José Luis González Armengol, que se habían dado cita ahí para debatir la ola de robos de todo tipo y el aumento de la inseguridad en toda la provincia.

Los alcaldes asistentes a la comida (Garganta de los Montes, Guadalix de la Sierra, El Molar, Pedrezuela y Venturada), junto a los promotores del encuentro -Plataforma de Seguridad Norte de Madrid- califican el hecho de «anecdótico» pero, en el fondo, reconocen que es un «síntoma más» de la inseguridad que se extiende por toda la sierra. De hecho, Antonio Olivares, de la citada Plataforma, anuncia que se ha convocado, para el próximo 15 de marzo, una «concentración ruidosa» en Cabanillas de la Sierra.

Rafael Pastor, alcalde de Garganta de los Montes y presidente del Patronado de Áreas de Montaña (Pamam), que estuvo en la ajetreada comida, ha hablado sobre la intención del ministro del Interior, José Antonio Alonso, de destacar un total de 80 guardias civiles en la Sierra Norte. «Si es de forma permanente, está bien. Lo malo es que estén una temporada y se trate de una maniobra para rebajar la alarma social que se ha generado. En realidad, ochenta no son tantos agentes para los cuatro cuarteles que hay en la sierra, los de Rascafría, Torrelaguna, Lozoyuela y Buitrago».

«Nuevos delincuentes»

En la comida de Pedrezuela -a la que también asistieron miembros de la Cámara de Comercio, de CEIM, empresarios y de vecinos-, el decano de los jueces madrileños destacó las deficiencias en materia de seguridad ciudadana y comentó, según un comunicado, que «desde el Decanato se insta a que las Policías Locales amplíen sus competencias en pequeños delitos colaborando, en las investigaciones, con la Guardia Civil y Policía Nacional».

En la comida también se dijo que «de los seis millones de habitantes de la Comunidad, 600.000 son una población «flotante» extranjera lo que, por fuerza, aumenta los porcentajes de la delincuencia. Es un hecho cuantificable, no xenofobia». «Ahora se puede hablar de los «nuevos delincuentes», entre los cuales los extranjeros son ya el 68 por ciento, tanto en población reclusa como en delitos cometidos, características especiales de los delincuentes, sicarios, menores y bandas» que cometen robos con gran violencia, extorsiones y delitos sexuales «con el agravante de que los menores no delinquen más contra la propiedad, sino contra las personas». Una de las conclusiones de la comida: «España tiene una legislación penal «benigna» con el delincuente».

Por otra parte, en Cubas de la Sagra, Casarrubuelos, Griñón y Serranillos del Valle se recogen firmas para que se dote al cuartel de Griñón de 11 guardias civiles porque la delincuencia ha aumentado un 30 por ciento.