Albert Rivera y Luis Garicano, en una imagen de archivo con la exministra socialista Cristina Garmendia - Efe | Vídeo: EP

Rivera invita a «presentar» otro partido a quienes discrepan del «no» a Sánchez

El Consejo General de Ciudadanos cierra filas en torno a su presidente con varios mensajes apelando a la unidad

MadridActualizado:

Ambiguo mensaje de Albert Rivera en el Consejo General de Ciudadanos (Cs). «Si algunos piensan que el sanchismo tiene que campar a sus anchas, que presenten un partido político». El presidente liberal ha entonado un discurso que parecía lanzar claras alusiones a los críticos del partido y en el que les ha invitado a todos a «remar en la misma dirección».

Aunque desde el partido insistían a lo largo de esta semana en que el Consejo General, máximo órgano entre asambleas, era ordinario para aprobar las cuentas de Cs, lo cierto es que la crisis que estalló el lunes con la dimisión de Toni Roldán ha cobrado un protagonismo indiscutible.

Antes de la reunión a puerta cerrada entre los 160 asistentes al Consejo, Begoña Villacís, Ignacio Aguado y Albert Rivera han tomado la palabra y han apostado por la unidad en torno a una decisión inamovible: no facilitar la investidura de Pedro Sánchez ni por activa ni por pasiva.

Roldán dio un portazo el lunes a esta línea con su renuncia a todos sus cargos, y le siguieron Luis Garicano y Javier Nart, que forzaron una votación en el Comité Ejecutivo de Cs para tratar de levantar el veto a Sánchez. Solo se les unieron en la votación Francisco Igea y Fernando Maura, pero fueron claramente derrotados con 24 votos a favor de sellar el «no es no» y tres abstenciones.

Es la primera vez desde entonces que Rivera hace declaraciones públicas y ha animado a quienes «piensan que el sanchismo tiene que campar a sus anchas» a «presentar» su propio partido político. Lo hace en una semana en la que Roldán, ya fuera del partido, ha recordado el pacto alcanzado con el PSOE en 2016, y en la que Garicano e Igea han seguido pidiendo públicamente plantearse la abstención para que el Gobierno no dependa de los independentistas.

Distintos afluentes, una dirección

«En este partido es posible venir de afluentes distintos, pero estamos juntos. Siempre he creído que sumar es mejor que restar, que unir es mejor que dividir. Todos los que queráis remar en esa dirección, todos los afluentes que queráis acabar en ese río de igualdad y libertad, sois mis compañeros», ha afirmado Rivera, en un mensaje que casa con el trasladado el martes por José Manuel Villegas: «Los que pierden tienen dos posturas: asumir la votación como propia o dar un paso a un lado».

El líder de Cs, que ha puesto en pie a los asistentes con su alegato, ha llamado a «devolver la confianza» depositada por sus votantes el 28-A y a no ceder a las presiones externas que también están recibiendo. «Siempre respetaré la opinión de una patronal, de un sindicato, de un medio de comunicación... pero siempre defenderé la libertad de tomar decisiones sin tutelas», ha dicho, para retomar después su llamada en clave interna: «Estoy rodeado de gente libre con libertad de opinión, pero todos trabajamos juntos y remamos en la misma dirección».

El exsecretario de Programas de Cs Toni Roldán se ha dado por aludido con el discurso de Rivera y no ha dudado en contestarle vía Twitter: «No hace falta crear un partido, solo hay que sentarse, exigir reformas, regeneración y que no haya pactos con nacionalistas». Aunque es evidente que existe un nicho en Cs que estima preferible cambiar el criterio prometido en la campaña electoral y negociar la investidura de Sánchez -incluso un gobierno de coalición-, también es verdad que este es muy minoritario.

Desde el equipo de Rivera, no obstante, han afirmado, una vez concluido el Consejo General, que la frase en la que Rivera invitaba a «presentar un partido político» no iba dirigida a los críticos, sino a «patronal, sindicatos o bancos que le dicen lo que tiene que hacer». Sin embargo, en el discurso no se ha referido a la patronal, a los sindicatos y a los bancos hasta diez minutos después de pronunciar esa frase.

Ni Garicano ni Igea han acudido hoy al Consejo General, que se ha convertido en un baño de masas para Rivera y en una exhibición de fuerza del líder liberal. Ha alabado a Rivera especialmente Ignacio Aguado, el número uno de Cs en la Comunidad de Madrid, quien le ha agradecido haberles traído «hasta aquí» y le ha prometido todo su apoyo para llevarle a la Moncloa.

«4,2 millones de personas confían en que no les mintamos. La única presión que me importa es la de esos 4,2 millones de personas. Ante presiones y democracia, elijamos siempre democracia», ha dicho, por su parte, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís.