El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, llega en el coche de un amigo al Palacio de la Moncloa, en su reunión con Pedro Sánchez el pasado mes
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, llega en el coche de un amigo al Palacio de la Moncloa, en su reunión con Pedro Sánchez el pasado mes - Ep

Revilla «quiere ser influencer»

La oposición del presidente cántabro critica que Miguel Ángel Revilla «no se dedica a gobernar ni a trabajar, solo a su promoción personal, a su marketing y a vender libros»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), ha comunicado que va a recibir en la sede del Gobierno a quienes quieran saludarlo y hacerse una foto con él. La oposición de la región critica la decisión, ya que creen que «usa» las instituciones que «están para trabajar» para intentar «ser influencer», informa Efe.

Frente a las críticas, el grupo regionalista, que lidera el presidente, defiende la decisión de Revilla de recibir a la gente en la sede del Gobierno y considera la polémica «ficticia».

El portavoz regional del PP, Íñigo Fernández, afirma que la cita que ha anunciado Revilla en redes sociales «para hacerse fotos» el próximo domingo «representa la imagen de esta legislatura» en Cantabria: «Lo que va a pasar el domingo es la imagen de lo que lleva sucediendo tres años en esta comunidad. El presidente no se dedica a gobernar ni a trabajar, solo a su promoción personal, a su marketing y a vender libros».

Fernández critica que, para ello, el presidente de Cantabria «no duda en utilizar» las instituciones y que, en vez de dedicarse a gobernar, «solo se preocupa por promocionarse». Para el popular, el cambio en el lugar de la cita, del despacho que inicialmente dijo Revilla a la puerta de la sede del Gobierno, es «irrelevante».

Por su parte, José Ramón Blanco de Podemos insiste en lamentar que se use para «fines personales» el despacho que «ha de representar a todos los cántabros». «Nos parece muy mal que se use el despacho del presidente o el Gobierno para hacerse fotos y selfies. Ese despacho es para trabajar por Cantabria y por los cántabros, no para recibir a sus fans", ha recalcado el diputado de Podemos e Efe.

Blanco cree que con el segundo tweet que mandó Revilla, en el que aclaraba que la cita es en la puerta del Gobierno en lugar de en el despacho, «se persiste en el error en vez de rectificar». «Si el señor presidente quiere hacer estas "revilladas" es muy libre de hacerlas, pero en su tiempo libre y no en el despacho del Gobierno», enfatiza.

También el diputado de Ciudadanos en el Parlamento cántabro, Rubén Gómez, se suma a las críticas, y opina que el anuncio de Revilla «es más de lo mismo» de lo que ha sido esta legislatura, con un presidente que «es ya una caricatura de sí mismo».

A su juicio, Revilla «se dedica más a pensar en ser influencer que a gobernar Cantabria». «Dice que lo hace por petición popular y nos parece muy bien, pero le recordamos que también hay una petición de la Cámara para cesar a la consejera de Sanidad por los contratos del Servicio Cántabro de Salud y la desoye», añade.

En la misma línea, el diputado Juan Ramón Carrancio comparte que el anuncio de Revilla está «fuera de lugar», pero también cree que se trata «de un asunto menor» si se compara, por ejemplo, con la polémica por las contrataciones en el Servicio Cántabro de Salud. "Mientras se habla de fotografías no se habla de otras cosas", advierte.

Frente a estas críticas, el portavoz regionalista, Pedro Hernando, manifiesta que ésta es «una polémica ficticia» y lamenta que la oposición critique que el presidente «esté trabajando en verano y un domingo». Según señala, «el único argumento» contra Revilla y contra el PRC es que están «todo el día a pie de calle» y «trabajando», en contacto con la gente.

Hernando ha explicado que, debido al elevado número de peticiones que ha recibido de personas que querían saludarlo, Revilla optó por reunirse con ellas el domingo y «en su lugar de trabajo», que es el Gobierno de Cantabria.

«Las críticas de la oposición son una muestra más de que están muy preocupados por el tirón de Revilla y por los resultados de las encuestas que se van conociendo, que son malos para ellos», concluye.

Por el momento, el líder del PSOE, Pablo Zuloaga, no ha hecho declaraciones sobre este tema que afecta al socio de gobierno de su partido.