Reválida del candidato ante el poder económico

ÁNGEL COLLADO
Actualizado:

MADRID. El Partido Popular se esmera hasta en los más mínimos detalles en el lanzamiento de Mariano Rajoy como sustituto de José María Aznar. Discurso, foro, público, apoyo expreso del «aparato», del Grupo Parlamentario, de «los fontaneros» de Moncloa, de los ex dirigentes del partido -y hasta de los «ex» de UCD-, de los afines de toda procedencia ideológica y ahora también del mundo financiero y empresarial. Cerca de 600 personalidades de todos los sectores políticos y económicos citados concurrieron ayer en la conferencia de Mariano Rajoy en FAES, la macrofundación creada por José María Aznar para su particular retiro a partir de la próxima primavera y que tiene como fin aportar formación e ideas al PP.

Sólo faltó a la conferencia el presidente del Gobierno, que volvía a esas horas de Estados Unidos, y que de todas formas no iba asistir por aquello de no restar protagonismo a Rajoy. En primera fila del salón abarrotado sí estaba Ana Botella, concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, junto con el vicepresidente primero del Gobierno, Rodrigo Rato, y el segundo Javier Arenas, más Jaime Mayor Oreja y el alcalde de la capital de España y todavía presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

El poder legislativo también estaba al copo, con la presidenta de las Cortes, Luisa Fernanda Rudi, y el presidente del Senado, Juan José Lucas, en las primeras butacas. Como patrono de FAES y al frente de la representación del Grupo Popular figuraba su portavoz Luis de Grandes. Los ministros estuvieron representados por la titular de Sanidad, Ana Pastor, y la de Cultura, Pilar del Castillo.

Los presidentes autonómicos eran tres, además de Ruiz-Gallardón: Miguel Sanz, de Navarra; Jaume Matas, de Baleares, y Ramón Luis Valcárcel, de Murcia. Y como figura señera del poder municipal en manos del PP estaba la alcaldesa de Valencia y presidenta de la Federación Española de Municipios, Rita Barberá.

Los «fontaneros»

La lista completa de diputados, senadores y secretarios de Estado sería abrumadora. El propio Gabinete del presidente del Gobierno desplazó a su jefe, Carlos Aragonés, y a un nutrido número de «fontaneros».

Por el grupo constitucionalista «Basta ya» acudieron la concejal socialista de Guecho, Gotzone Mora, y la profesora de la Universidad del País Vasco, Edurne Uriarte.

Hizo la presentación del conferenciante el ex ministro y ex dirigente del PP Marcelino Oreja, quien en el empeño del elogio al candidato le comparó con Pío Cabanillas padre. Su hijo, el ex ministro-portavoz, también se encontraba entre los asistentes.

Pero, además de la mayor concentración de cargos públicos que registraba el PP desde su último congreso, lo más llamativo fue la cantidad de dirigentes empresariales y financieros de peso que acudieron a la conferencia. José Luis Leal, presidente de la patronal de Banca; José María Arias, presidente del Banco Pastor: Alfredo Sáez, consejero delegado del SCH, y Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, escucharon a Rajoy junto a Juan Abelló, Tpresidente de Torreal; Florentino Pérez, presidente de, ACS; Carlos Espinosa de los Monteros, presidente de Mercedes Benz España; Alfonso Cortina, presidente de Repsol; Íñigo de Oriol, presidente de Iberdrola; Jorge Cosmen, presidente de Alsa; Pedro Mielgo, presidente de Red Eléctrica; Santiago de Ybarra y José María Bergareche, presidente y consejero delegado de Vocento, respectivamente; Catalina Luca de Tena, presidenta-editora de ABC; Eugenio Galdón, presidente de ONO; José María Entrecanales, presidente de Entrecanales; Tomás Pascual, presidente del Grupo Pascual; Miguel Fernández, presidente de Price Waterhouse; Carlos Pérez de Bricio, presidente de Cepsa; Gerardo Díaz Ferrán, presidente de CEIM; Manuel Pizarro, presidente de Endesa, y el ex ministro Abel Matutes. Fue la reválida del candidato ante el mundo económico.