Reunión de urgencia en Interior para aclarar la descoordinación

ABC
Actualizado:

MADRID. El éxito que ha supuesto la desarticulación del nuevo «comando Madrid» se ha visto eclipsado por el fuerte enfrentamiento que mantuvieron el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil para llevar a cabo el desenlace final del operativo.

El hecho de que finalmente fuera la Benemérita la que se llevara a los detenidos y procediera a su interrogatorio causó un profundo malestar en responsables antiterroristas de la Policía Nacional, ya que este Cuerpo tenía vigilado desde el pasado lunes el coche robado el jueves, pieza clave en la investigación que ha permitido la captura de los terroristas. En su opinión, la intromisión, por sorpresa, de la Guardia Civil pudo poner en peligro el éxito de la operación e incluso la integridad de los agentes.

Por el contrario, en medios de la Benemérita indicaron que la Guardia Civil seguía desde hace varios meses diversas pistas en torno al «comando Madrid». Algunas fuentes del Instituto Armado precisaron que estas condujeron a la localización de los terroristas y éstos, a su vez, les llevaron al coche. Se trataría, según esta versión, de que la pista de la Guardia Civil -los etarras- confluyó ayer en Vallecas con las de la Policía -el coche-. Otros medios de la Guardia Civil matizaron que, tras difundirse la alerta sobre la posibilidad de un atentado en Madrid este fin de semana, a raíz de la denuncia del robo del vehículo, también los agentes de la Benemérita participaron en la búsqueda y fue así como localizaron, al igual que la Policía Nacional, el citado coche.

Sin embargo, el primer incidente entre ambos cuerpos, registrado sobre las dos de la madrugada, en el que la Policía instó a la Guardia Civil a abandonar la zona, y así lo hizo, confirmaría que el encuentro en el desenlace final de la operación no fue fortuito.

Lo cierto es que tras el primer enfrentamiento de la madrugada, el secretario de Estado de Seguridad, Pedro Morenés, ordenó a los mandos de la Benemérita a que abandonaran la vigilancia del coche y se centraran en las otras pistas. Ayer tarde se celebró una reunión urgente en la Secretaría de Estado a la que asistieron mandos de ambos cuerpos para aclarar lo sucedido.