Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias - EP

El retrato de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias

El presidente del Ejecutivo en funciones ha explicado en una entrevista los motivos por los que el líder de Podemos «no puede estar en el Gobierno»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha dedicado esta mañana una entrevista completa a atacar a Pablo Iglesias. La guerra en la izquierda española ya es abierta. A pesar de haber insistido en que Unidas Podemos es su socio de gobierno preferente, Sánchez ha comenzado la entrevista hablando de «entendimiento».

El presidente en funciones ofreció tres motivos para rechazar la entrada de Pablo Iglesias en el Gobierno, siendo el primero de ellos las diferencias en cuanto al conflicto separatista. Para Sánchez, Iglesias defiende que «en España hay presos políticos» y afirmó necesitar «un vicepresidente del Gobierno que defienda la democracia española, que diga que hay un Estado de Derecho, separación de poderes, que el poder judicial es independiente del ejecutivo, y que no hay presos políticos». También criticó a Iglesias porque «por lealtad» lo único que haría sería mirar hacia otro lado o silenciarse.

Otro de los motivos sería la incompetencia de Iglesias para «garantizar una responsabilidad en cuanto al comportamiento» de líderes de su partido como Ada Colau o Manuela Carmena. Sánchez hizo patente las diferencias entre una Colau que habla de presos políticos y una Carmena que los niega.

El tercer argumento sería la actitud de desconfianza de Iglesias. «¿Usted se imagina a alguien que diga que quiere ser su subdirector porque no se fía de usted?», preguntó Sánchez al entrevistador. Este es «el planteamiento que está haciendo Iglesias para estar en el Gobierno», es decir, que «no se fía» del Partido Socialista.

Además de estos tres motivos para vetar la entrada de Iglesias en un Gobierno, Sánchez ahondó en las críticas al líder de Podemos. Sánchez insistió en que un Gobierno de coalición «no funcionaría» debido a que estaría «paralizado por las contradicciones internas». Sánchez dijo que «no es que no me fíe», sino que constata «unas diferencias».

El líder socialista ha descrito a su homólogo en Podemos como «el principal escollo» a la hora de llegar a un acuerdo, ya que según el presidente en funciones «el 99,99 por ciento de las conversaciones» con Iglesias fueron sobre cargos y no sobre propuestas. También acusó a Iglesias de usar de «forma torticera» argumentos para atacarle.

Tampoco se ha quedado corto a la hora de criticar la consulta a las bases de Podemos, ya que, según Sánchez, se trataría de una « consulta falsa» para «parapetarse» detrás de sus afiliados y «justificar lo injustificable, que es votar no».

Pero por encima de todo esto, hubo una frase que retumbó durante toda la entrevista: «Iglesias no puede estar en el Gobierno».